1_preprimariaMás de 300 alumnos de educación básica que acuden a las escuelas de la comunidad rural Nuevo Noc-Beh, ubicada al poniente de Playa del Carmen, requieren contar con espacios dignos y servicios como energía eléctrica y agua potable, según indicaron los propios estudiantes, padres de familia y docentes.

Ahora, estos centros de estudios reciben poca atención, en épocas de lluvia, por ejemplo, el agua se filtra por los techos de lámina de cartón del preescolar “18 de Marzo”, adscrita a la Secretaría de Educación Pública (SEP), lo mismo acontece en la secundaria del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe).

“Tenemos que juntar todos en un ladito del salón, tomando en cuenta la dirección de la lluvia y goteras”, indicó Kevin Medina, alumno de la secundaria instalada provisionalmente en un predio de Nuevo Noc-Beh. Empero, hay muchas más necesidades: mesabancos, pintarrones, piso firme, canchas deportivas, baños e, incluso, materiales para dar clases.

De hecho, educadoras como es el caso de Vanessa Peraza Cardeña, a cargo del segundo y tercer grado de preescolar, han realizado campañas para conseguir recursos materiales a través de las redes sociales o han tenido que poner de su bolsa para adquirir los implementos para dar las clases.

Tanto en el kínder como en la primaria no se cuenta con energía eléctrica, tampoco hay agua potable, de manera que los alumnos, o en el mejor de los casos, un padre o madre de familia acarrea agua –no del todo purificada- para que los niños, después del baño o antes de comer sus alimentos, se laven sus manitas.

Pese a que en estas “escuelas” se atiende a menores en situación muy precaria, Peraza Cardeña aseguró que los estudiantes aprenden fácilmente, ya “que no existen distractores como la televisión o videojuegos, aunque dentro del plantel –por así decirlo, no se les puede dar receso, ya que el terreno es muy irregular, lleno de piedras que provocan accidentes a los menores y tampoco tiene una cerca”.

Los alumnos llegan a su escuela bien desayunados y los padres tratan de agregar un refrigerio, aunque los alimentos no sean lo más saludables.

 

Por Patricia Martínez > Quequi

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *