1_cuidado_riosbacalarBacalar.- En recorrido por la Laguna Bacalar, se detectó que kayaks y motos acuáticas cruzan el área de los Rápidos, por la falta de señalamientos restrictivos y porque no son advertidos por quienes les rentan estos servicios náuticos.
Como se ha expuesto previamente por este medio informativo, una auténtica maravilla de la naturaleza conocida como Los Rápidos de la Laguna Bacalar se encuentra amenazada, debido a la actividad de lanchas, motos acuáticas y kayaks que golpean y afectan los estromatolitos que enmarcan sus orillas.
Lo anterior fue corroborado en recorrido realizado en operativo de la Capitanía de Puerto de Chetumal, en el que participaron el administrador de la Capitanía de Puerto de Chetumal, Pedro Aldana, el supervisor de operaciones y embarcaciones, Rafael Aguilar, y el auxiliar, Francisco Torres.
En la zona de los rápidos se observó el paso de kayaks, producto del desconocimiento de los turistas, pero también por no ser advertidos en el sitio denominado “Botadero”, de donde provenían, además no tenían permiso para poner en operación los kayaks.
Lejos de sancionar, la labor de los funcionarios de la Capitanía de Puerto fue de realizar llamados de atención y recomendaciones a los visitantes para que no accedan al área de los Rápidos, donde está prohibida la navegación.
De igual manera, en el lapso que el operativo pasó por este sitio, se observó a una persona parada sobre los estromatolitos colocando su kayak sobre estas piedras vivientes para sacarle el agua.
Asimismo, se logró interceptar una moto acuática que se disponía a cruzar los Rápidos para pedirle que regrese hacia la Laguna, porque está prohibido el paso de estas motos por el sitio.
Afortunadamente ninguna embarcación se observó con intenciones de ingresar a este punto, pero lamentablemente kayaks y motos acuáticas aprovechan la falta de señalización para cruzar por la zona protegida.
Lo anterior no sólo afecta a los estromatolitos sino que pone en riesgo a los bañistas, pues por la corriente no pueden maniobrarse bien los kayaks y los turistas no pueden abrir paso rápidamente. Mismo caso de las motos acuáticas que siguen pasando por este canal.
Cabe mencionar que, de acuerdo con los estudios realizados recientemente, las actividades náuticas, como eran los paseos en lanchas, han provocado que no exista crecimiento nuevo en los estromatolitos del canal de Los Rápidos.
Uno de los deterioros es el físico, pues las lanchas usaban los estromatolitos para anclar. Los kayaks y lanchas son empujados por la corriente, orillando los estromatolitos, ocasionando golpes en las estructuras que han causado heridas que desprenden los primeros centímetros en donde están las comunidades que forman las estructuras.
Este deterioro se pretende controlar al restringir la navegación en lugares estrechos, como es precisamente el canal de Los Rápidos, pero la realidad es que los recorridos de vigilancia no pueden ser permanentes por parte de la Capitanía de Puerto de Chetumal.
Una alternativa sugerida por especialistas del Laboratorio de Ecología Bacteriana de la UNAM, es colocar un muelle flotante antes del canal, y construir un paso elevado sobre el manglar, cuidando librar la altura del nivel del agua, con el posterior descenso de los nadadores que flotan por el canal usando chalecos salvavidas.
Cabe recordar que los Rápidos de la Laguna de Bacalar es un sitio inigualable de agua cristalina con tonalidades azules ubicado al norte del poblado de Xul-Ha, muy cerca de los límites entre los municipios de Othón P. Blanco y Bacalar, y también es uno de los pocos lugares en el mundo donde existen estromatolitos, que son piedras prehistóricas, fósiles que se pueden admirar sin tener que realizar excavaciones.
Por ello, ante el impacto ambiental de las actividades náuticas, la Capitanía de Puerto de Chetumal y la Administración Portuaria Integral de Quintana Roo han prohibido, por segunda temporada vacacional consecutiva, el paso a las embarcaciones por Los Rápidos, y se ha hecho un llamado de atención a los prestadores de servicios turísticos a que no presten el servicio de motos acuáticas o kayaks; pero la falta de vigilancia permite que particulares violen esta restricción.
Por otra parte, es necesario mencionar que, durante el recorrido por la Laguna de Bacalar con el administrador de la Capitanía de Puerto de Chetumal, Pedro Aldana, se detectó diversos actos de imprudencia de los prestadores de servicios náuticos, lo que provocó invitaciones a realizar las correcciones correspondientes tomando en cuenta el desarrollo de la temporada vacacional.
Y es que, se observó motos acuáticas a altas velocidades cerca del área de bañistas, visitantes en kayaks pretendiendo cruzar la Laguna cuando está prohibido para evitar que sean impactados por alguna embarcación o que, por el cansancio corran peligro de ahogarse; también tours náuticos donde no tenían puesto chalecos los turistas; algunas embarcaciones sin matrícula; una pequeña lancha con sobrecupo; y algunos intrépidos que se lanzaban desde árboles hacia uno de los cenotes, sin que los prestadores de servicios náuticos les adviertan del peligro.
Se advirtió en todos estos casos, que de reincidir podrían ser sujetos a alguna sanción, lo que muestra la inconsciencia de algunos visitantes y de quienes prestan estos servicios náuticos en la Laguna de los Siete Colores

POR ESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *