Se ha vuelto casi generalizado el incremento desproporcional de la tarifa del luz entre los comerciales y público en general, alza que va desde un 30 por ciento a más de 300% en muchos de los casos este 2018, según dieron a conocer representantes de negocios y de casas habitacionales de Isla Mujeres.

 En recorrido al sector de artesanías en esta temporada de bajas ventas en la avenida Hidalgo y Madero, coincidieron que en este año se ha dado la mayor escalada de precios del abasto de luz, sin ninguna explicación, como es el caso del negocio “Kenia”, le llegó por dos mil 600 pesos su último bimestre, en marzo anterior había pagado 900.

David Fernández, responsable del inmueble, dijo que el personal de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) teorizó que tal vez ese local tenga mal su instalación y por ende fuga, lo que se comprobó que no hay tal. No tiene aire acondicionado, sólo focos ahorradores para un espacio de 60 metros cuadrados.

Por su parte del “Quinto Sol 2”, Geovanny Figueroa, ubicado en la Hidalgo, al igual que el anterior, también experimenta incremento de casi 100 por ciento, en promedio en 2017 pagaba de luz cada dos meses a 900 a mil pesos, ahora su último recibo llegó a mil 800.

Un local de la familia Aguilar Rodríguez se reportó que tiene un pago estable de mil 300 a mil 700. También tiene ese comportamiento de pago sin incremento Juan Carlos Peña, exvicepresidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco).

Uno de cada tres negocios tiene problema de incremento inusitado de recibo de luz, según se pudo constatar durante el recorrido en el área comercial de este centro vacacional. Algunos van a solicitar la intervención de la Canaco para frenar esta irregularidad.

Organismo empresariales, organizaciones civiles, universidades, colegios de profesionistas, asociaciones y diversos grupos de interés solicitaron hoy, a través de inserciones pagadas en medios masivos al presidente Enrique Peña Nieto “revertir el incremento desproporcionado de las tarifas eléctricas del sector comercial, industrial y de servicios, debido a que ya están generando una elevada inflación que afecta al público en general; así como el cierre de empresas y la perdida de empleos”.

También en público en general sucede el mismo caso de incremento de tarifa sin justificación, es el caso de la familia del señor Alberto Amaya, vive en la colonia Caridad del Cobre, lote 17 en la calle Palo Bravo, le llegó su último recibo 5 mil 800 pesos, el penúltimo fue de 3 mil. En todo 2017 tuvo un pago en promedio de mil a mil 500 pesos, se le subió tres veces en menos de un año el costo del mismo consumo de los últimos años.

Don Amaya tiene un pequeño negocio en el centro histórico, paga sin mayor movimiento su recibo ahí, pero en su casa experimenta el abuso de la CFE.

Fuente: POR ESTO!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *