No regresa a esa institución lo recaudado por impuestos a los alimentos “chatarra”, denunció el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP)

455834_alimentos-chatarraMéxico, D.F.– Los impuestos sobre refrescos y comida chatarra, así como al tabaco no regresaron al sector salud para combatir obesidad, diabetes, tabaquismo o cáncer de pulmón, como se anunció: se quedaron en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), aseguró Mauricio Hernández Ávila, Director General del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

Cuestionado durante una conferencia sobre cuáles son los modelos específicos de recaudación y financiamiento más convenientes para el Sector Salud, el funcionario, junto con Nelly Aguilera, titular de la Unidad de Análisis Económico de la Secretaría de Salud, aseguró que se trata de que la partida presupuestal venga de impuestos federales y, por otro lado, apuntó que entre los impuestos que podrían regresar recursos a la Secretaría de Salud están los especiales.

“Hay impuestos que pagan diferencialmente ciertos ciudadanos. El más claro de ellos es el tabaco: lo pagan los fumadores, que pagan cerca de 17 mil millones de pesos. El último impuesto ha dado un ingreso a la Federación como de 60 mil millones de pesos”, declaró. Dicho gravamen, de acuerdo con información del Consejo Nacional contra las Adicciones (Conadic), fue establecido desde 2002 como “una medida de salud pública y no recaudatoria como habitualmente ocurre”, por eso, aseguran, se trata de una “política fiscal ‘saludable’”.

Pero (se cuestionó Hernández): “¿Cuánto de eso regresó a los fumadores que lo pagaron?: Nada, nada”. El director aseguró que esto sucede a pesar de que existe una manera de regresar esos impuestos a los ciudadanos: a través de campañas de salud: “Por lo menos deberían de pagarles el cáncer de pulmón a los que no tienen seguro social. Por lo menos deberían hacer campañas [para] prevenir. Por lo menos debimos de haber inundado nuestras clínicas de tratamientos para dejar de fumar”.

En 2014, como parte de su propuesta de Reforma Fiscal, el Gobierno federal gravó la llamada comida chatarra con el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), para desincentivar el consumo de refrescos y golosinas, principalmente entre la población infantil.

A raíz de la aprobación de la reforma, desde el 1 de enero de este año, este tipo de productos aumentaron su precios entre 10.3 y 12 por ciento.

Fuente: POR ESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *