Así lo advirtió Nymia Almeida, especialista de la agencia calificadora de riesgos Moody’s / La analista explicó que “los indicadores crediticios de PEMEX se deteriorarán aún más a corto y mediano plazo” / La paraestatal procesará este año la menor cantidad de barriles de crudo por día registrada los últimos 25 años

img_1448528270_1d16ada02af2adf09fa0México.– La agencia calificadora de riesgos Moody’s recomendó a Petróleos Mexicanos (Pemex) realizar cambios en su estructura y planeación de sus finanzas para continuar siendo una empresa atractiva y mejorar su calificación, tras haber reducido su evaluación de A3 a Baa1.

Ayer, Moody’s cambió la perspectiva de Pemex a negativa ante la caída continúa del precio de petróleo y los indicadores débiles crediticios que muestra en la actualidad la empresa productiva del Estado. La agencia de calificación de riesgo aseguró que éstos se deteriorarán aún más en el corto a mediano plazo.

“Moody’s considera que los indicadores crediticios de Pemex se deteriorarán aún más en el corto a mediano plazo, debido a que los precios del petróleo continúan deprimidos, la producción continúa cayendo, los impuestos permanecen altos, y las necesidades de inversión de la compañía son financiadas con deuda”, señaló la analista Nymia Almeida.

De acuerdo con la especialista de Moody’s las bajas de la empresa productiva del Estado se deben principalmente a los impuestos que paga, la baja producción y por los precios internacionales del petróleo.

La especialista destacó la importancia de la participación del Estado en considerar a la empresa como la aporta mayores ingresos al país, ya que “es gran parte del PIB [Producto Interno Bruto] mexicano”, por lo que “la relevancia del papel del gobierno es mayor”.

Asimismo, descartó que con esta calificación la petrolera tenga un riesgo importante ante los inversionistas; sin embargo consideró como “una situación compleja” que suba su calificación en un periodo de 12 a 18 meses.

Nymia Almeida explicó que en agosto pasado los analistas de la agencia otorgaron la calificación A3, pero desde entonces ya habían previsto que iba hacia la baja, considerando los factores externos que hoy afectan al mercado de energéticos.

En los últimos tres años, explicó la analista de la agencia, “Pemex ha incrementado su deuda para financiar grandes egresos para impuestos, derechos e inversiones de capital, sin lograr incrementos sostenidos en producción o eficiencias operativas”.

Desde la brusca caída de los precios del petróleo que comenzó a finales de 2014, los gastos operativos de Pemex se han sostenido provocando un efecto negativo en los indicadores crediticios, detalló Moody’s.

Ante la reducción, Pemex respondió en un comunicado que la calificación es similar a la otorgada por otras agencias internacionales, la cual se mantiene sin cambios desde 2013 “a pesar de que éstas han bajado la calificación de otras grandes empresas petroleras”, debido al contexto adverso generado por la caída de los precios del crudo.

La petrolera explicó que frente dicho entorno mundial empezó desde el pasado año “un amplio proceso de análisis y ejecución de opciones a fin de mejorar su salud financiera”.

Caída de la producción

En lo que resta de 2015 y en 2016, la agencia estimó que la producción bajará 6 y 3 por ciento, respectivamente, por varios factores, incluyendo una limitada capacidad para invertir en exploración y producción, dada la menor generación de efectivo derivada de los menores precios del petróleo, pero también de los altos derechos e impuestos.

La presión de Pemex para incrementar sus inversiones de capital para impulsar la producción podría reducirse en 2016 y probablemente en 2017, así como también si se acelera el proceso para asignar los contratos de producción existentes y los socios de la compañía toman una parte importante de las inversiones en campos petroleros en lugar de Pemex, agrega Moodys’s.

En ese mismo sentido, la agencia de noticia Reuters publicó que Pemex procesará este año la menor cantidad de barriles de crudo por día registrada los últimos 25 años, principalmente por paros realizados para rehabilitación de las refinerías. Hasta agosto de este año, ha registrado 73 no programados.

Según los datos, la empresa productiva del Estado procesará en sus seis refinerías mil 092 millones de barriles por día, el número más bajo desde que se tienen registros públicos en 1990. En 1994, por el contrario, fue el año en el que Pemex procesó la mayor cantidad de crudo con mil 357 millones de barriles por día, de acuerdo con datos oficiales. La producción promedio de crudo ese año fue de 2.69 millones.

Para el 2016 se estima aumentar el procesamiento a 1.15 millones de barriles diarios.

Si Pemex procesa menos petróleo, la eficiencia de sus refinerías caería a un 69 por ciento este año, calculó Reuters con base en datos de la petrolera contenidos en los documentos.

Hacienda descarta apoyo a PEMEX

A causa de los cambios de la reforma energética, la Secretaría de Hacienda no podrá dar algún apoyo para solventar la situación que enfrenta Pemex derivada de la baja de hasta 66 por ciento en el precio del crudo a nivel internacional, refirió el titular de la dependencia, Luis Videgaray.

“El presupuesto de Pemex ha sido aprobado ya por la Cámara de Diputados bajo principios de la reforma energética; se separó del control presupuestal directo de Hacienda a Pemex, lo mismo que a CFE, ahora quien toma las decisiones financieras respecto a Pemex es su propio consejo de administración” dijo luego de asistir a la firma del Convenio de Cooperación para la Competitividad, Promoción, Desarrollo y Modernización del Comercio Exterior”.

Videgaray Caso refirió que la empresa petrolera mexicana enfrenta retos y oportunidades como cualquier empresa del ramo en el mundo.

Perforación, hasta 2017

La petrolera mexicana Sierra Oil & Gas planea perforar su primer pozo exploratorio a inicios del 2017 en uno de los dos bloques que ganó en la primera licitación de contratos de hidrocarburos en el país en julio, dijo el miércoles el director general de la empresa, Iván Sandrea.

“En estos momentos, nuestra ambición es poder perforar en la parte más temprana del 2017”, dijo Sandrea a Reuters, plan que está sujeto a aprobaciones regulatorias.

La eventual perforación de un segundo pozo dependerá de los resultados que obtengan del primero, que tardará entre 40 y 70 días, dijo el directivo.

Fuente: POR ESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *