FELIPE CARRILLO PUERTO.- La Nueva Ley General de Aguas que fue promovida por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, solamente está buscando sentar las bases jurídicas para la privatización o concesión del agua, señaló el abogado litigante Javier Ciau Uitizl, quien dijo que “se necesita rechazar, porque solamente traerá más pobreza al pueblo de México”.
De acuerdo a información dada a conocer por Javier Ciau Uitzil abogado litigante, mencionó que “en lo que respecta al decreto de Enrique Peña Nieto, que se publicó el cinco de junio del 2018 para que se levante la veda a trescientas cuencas de agua, se abre la puerta para concesionar a grandes empresas como las mineras a manos de transnacionales o de inmobiliarias el agua en perjuicio de los habitantes de los pueblos.
Agregó que “al mismo tiempo se prepara la discusión en el Congreso de la Unión del proyecto que mandó el presidente de la República de la nueva Ley General de Aguas con el fin de sentar las bases jurídicas para la privatización o concesión del agua. Lo que la encarecería más a la población de escasos recursos económicos”.
Siguió diciendo que “este proyecto de la nueva Ley General de Aguas forma parte de las reformas estructurales, tales como la laboral, la educativa, la energética que como sabemos vino a profundizar más la pobreza de los mexicanos, como el aumento del precio de la gasolina. De ahí la importancia de rechazarlo ya que vendría a provocar que el vital líquido se convierta y se profundice más como un negocio para los poderosos”.
Además dijo que esta nueva ley, vendrá a traer más pobreza para los mexicanos y creemos que el estado, como de bienestar es el quien debe de administrar y organizar la dotación de este vital líquido. Por experiencia sabemos que las privatizaciones afectan al pueblo.
Ante la desesperación de los priístas encabezados por Enrique Peña Nieto, quieren sentar las bases jurídicas para que las privatizaciones del agua sigan su curso. Es la política neoliberal o conocida también como el capitalismo salvaje que durante más de ochenta años nos ha recetado el PRI y doce años nos lo ha recetado el PAN.
La fuente señaló que “ante esta situación, lo que debemos hacer para impedir esta privatización es manifestar nuestro rechazo. También debemos cerrar filas para que el precio del vital líquido no siga aumentando para la población y que el estado lo procese para que se pueda consumir por las personas porque muchos ya no tienen para comprar, pues hay garrafones que valen veintiséis pesos cada uno y el pueblo, no lo puede pagar, por lo que rechazamos la privatización del agua”.

Fuente: Por Esto!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *