img_1428388448_a38ef1ddb3f41e63839fIsla Mujeres.- La versión de los dos cubanos que se entregaron voluntariamente ante la policía, al no tener manera de sobrevivir en los alrededores de la Punta Sur, no es creíble para muchos vecinos, especialmente para los que frecuentan esos puntos.
Es probable que hayan sido abandonados por los contactos en el contrabando de indocumentados y se les acabó el dinero para seguir a la espera de ser trasladados al norte del país, como sucede en este tipo de tráfico de indocumentados.
Por eso contactaron a la policía José Alvarez Maderos, de 48 años de edad y Odalmis Reyes Pineda, de 39, y en una patrulla en la colonia La Gloria, el sábado por la tarde, los trasladaron a la comandancia; en minutos Migración se hizo cargo de ellos, sin dejar mayos rastros oficiales.
Al respecto, el comandante de la Dirección General de Seguridad Pública y Tránsito, Joaquín Poot Acosta, fue breve al señalar que “cuando se supo de la entrega de los antillanos se contactó a los agentes locales del Instituto Nacional de Migración (INM) para que se hagan cargo inmediato de ellos, no se levantó datos y se tomaron fotos”.
El INM llegó rápido y se coordinó con la Armada de México para trasladarlos en esa misma tarde en su embarcación a Puerto Juárez, recalcó el jefe policial.
La parte sur de la isla es transitable, cientos de turistas y gente local visita los acantilados y áreas verdes, por lo general existen vivienda privadas y hay perros que cuidan, en previsión de robos. Nadie vio durante casi 4 meses deambular gente u ocultarse entre matorrales, según se indagó.
“Lo que pudo haber sucedido es que la casa de seguridad donde estaban ya no se hizo responsables de ellos, por falta de pago, entonces inventaron esta historia a la autoridad, que no es nada creíble”, comentó un vecino que ha tenido conocimiento de ocultamiento de antillanos, en otros momentos, a quienes presumiblemente mueven por las noches para trasladarlos por tierra firme.
Es la primera vez que sucede este tipo de entrega voluntaria, en la isla, por lo general los que arriban en la playa y no se capturan “desaparecen”, otro vecino dijo que en una ocasión un cubano fue presentado en una reunión familiar, acababan de llegar en un grupo, se escaparon de la redada policial, pero que sólo aguardaba algunos días para ser concentrado en Mérida con otro grupo de indocumentados por agentes de Migración, antes de ser traslado al norte del país por los mismo servidores públicos, para cruzarlos a Estados Unidos.
El pasado 19 de diciembre apareció un bote por la Casa de las Rocas, frente a la isleta de El Yunque donde está el hotel Mía, a temprana hora, y en una redada policial se capturó a 4 indocumentados, pero el resto rescapó, entre ellos estaban los que se acaban de entregar. Y según pudimos ver este lunes, aún estaba ahí el bote semihunido, el cual no ha sido retirado del lugar por ninguna autoridad.

POR ESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *