1439843929_995290_1439844078_noticia_normalEl aplauso fue sonoro e inmediato cuando José Andrés le dijo basta a Donald Trump y anunció que se retiraba del proyecto de abrir un nuevo restaurante en el hotel que el magnate está construyendo en un edificio histórico de Washington, en protesta por los insultos del aspirante presidencial republicano contra la comunidad inmigrante hispana.

Pero cuando Trump respondió interponiendo una demanda de diez millones de dólares contra el chef estrella español, no hubo tanta celeridad a la hora de solidarizarse con el cerebro de la cadena de restaurantes Jaleo. Algo que quiere remediar el exdiplomático mexicano Jorge Guajardo, quien tras conocer de la demanda del millonario magnate devenido en político ha abierto una colecta en Internet.

El objetivo es, de un lado, ofrecer ayuda al chef con los gastos legales de su plantón a Trump, quien al lanzar su campaña presidencial afirmó que los inmigrantes mexicanos que atraviesan la frontera son “violadores” y traen drogas a Estados Unidos, unas declaraciones en las que se ha ratificado repetidas veces.

“José Andrés tomó una decisión valiente de dejar un proyecto significativo y, como mexicano, lo agradezco mucho, porque éramos los principales atacados por Trump. Sus amigos ahora queremos apoyarlo en su defensa legal”, justifica Guajardo, quien subraya que se trata de una iniciativa “personal” para la que ni siquiera consultó al chef español, a quien une, dice, una larga amistad.

Pero en momentos en que Trump acaba de presentar su plan frente a la inmigración, un compendio de nuevas iniciativas muy agresivas sobre todo con la migración mexicana, la iniciativa va más allá, asegura su impulsor.

“Lo que más quiero mostrar es que la comunidad se suma en contra de los ataques a Trump. No se trata tanto de ayudar económicamente a José Andrés como de mandarle un mensaje a Trump de que no va a intimidar a las personas que se le enfrenten” explica.

“Esto es decirle a todos aquellos que tomen posturas morales frente a Trump que no deben temer consecuencias legales cuando se alcen contra” el magnate inmobiliario, subraya.

Mientras continúa su campaña online, dos legisladores hispanos, los congresistas demócratas Rubén Gallego y Tony Cárdenas, han pedido a las autoridades competentes que le impidan a Trump desplegar su nombre en el hotel de lujo capitalino del que José Andrés se ha retirado.

El proyecto está siendo construido en la antigua sede de Correos de Washington, un edificio histórico a poca distancia de la Casa Blanca y de otros monumentos nacionales. Se erige sobre terreno federal y el proyecto prevé además mantener el histórico reloj sobre la torre del edificio, que estará bajo cuidados del Servicio Nacional de Parques, una autoridad también federal. Todo ello cuando, argumentan, las declaraciones del candidato Trump sobre los latinos, los inmigrantes y hasta las mujeres son “odiosas, divisorias y totalmente erróneas”.

Razones suficientes, según los congresistas, para aplicar la prohibición también federal de “desplegar emblemas racistas o insensibles” en terrenos bajo jurisdicción oficial, algo que consideran estaría sucediendo si se le permite al magnate continuar su tradición de bautizar sus proyectos inmobiliarios con su apellido.

EL PAIS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *