img_1449049570_2b6d211a3a8a4095a9edChetumal, Q. Roo.- El juez de control David Montoya Absalón dejó en libertad, mediante una garantía económica de cinco mil pesos, a un imputado del delito de extorsión, al considerar que éste no es un delincuente peligroso.

Esto ha ocasionado molestia entre la ciudadanía, pues el juez usó un criterio inadecuado para liberar al presunto delincuente, lo que deja en entredicho su labor, ya que prácticamente mostró favoritismo hacia el inculpado.

Lo anterior es contrario a la determinación que tomó Eduardo del Valle (otro juez de control) en el mes de agosto del presente año, con relación a un imputado por el delito de extorsión, a quien le impuso un año de prisión preventiva y 5 meses para el cierre de investigación.

La semana pasada, la Policía Ministerial Acreditable detuvo a un individuo de iniciales D.A.A.P., imputado del delito de extorsión, mismo que minutos antes había perpetrado el ilícito en agravio de una persona identificada como C.M.V.G.

En su momento el inculpado fue puesto a disposición del agente del Ministerio Público, en donde después de rendir su declaración ministerial fue consignado ante dicho Juez de Control por el delito de extorsión.

Sin embargo, en audiencia, el juez de control David Montoya Absalón lo vinculó a proceso, pero al mismo tiempo lo dejó en libertad mediante el pago de una garantía económica que asciende a 5 mil pesos, al considerar que no es un imputado peligroso.

Es decir, lejos de aplicar la prisión preventiva como medida cautelar, el Juez de Control dejó en libertad al imputado.

Esta determinación ocasionó malestar entre la ciudadanía, ya que el Juez usó un criterio inadecuado para tal fin, sin embargo, el proceso en contra del inculpado continuará hasta la sentencia.

Como se recordará, la semana pasada el procurador general de Justicia de Quintana Roo, Carlos Arturo Álvarez Escalera, informó que mediante un rápido operativo, agentes de la Policía Ministerial Acreditable lograron la captura de un individuo imputado del delito de extorsión, mismo que minutos antes había perpetrado el ilícito en agravio de una persona identificada con las iniciales C.M.V.G.

El Procurador detalló que los hechos se registraron la tarde del martes 24 de noviembre, cuando el agraviado solicitó el apoyo de los elementos policiales a través del número de emergencias 066, pues afirmó haber sido víctima de una extorsión, ya que un individuo lo contactó vía telefónica para exigirle dinero a cambio de respetar la integridad física de un familiar.

Explicó que los agentes ministeriales acudieron al estacionamiento de la plaza Las Américas y entrevistaron a la víctima, quien dijo que debido a que no contaba con el recurso monetario, le entregó al delincuente la factura y las llaves de su vehículo, motivo por el cual los policías iniciaron los trabajos de investigación.

Fue así como, tras algunos minutos, localizaron al sospechoso, quien fue señalado directamente por C.M.V.G. como quien minutos antes perpetró el ilícito.

Álvarez Escalera añadió que dada la flagrancia, fue detenida una persona del sexo masculino cuyo nombre corresponde a las iniciales D.A.A.P., misma que tenía en su poder, en una de las bolsas de su pantalón, las llaves del mencionado vehículo, además del equipo telefónico con el cual efectuó la extorsión, así como un ticket de recarga telefónica cuyo número coincidía con el registro de la llamada que recibió la víctima.

El abogado del Estado destacó que el imputado circulaba a bordo de una motocicleta color azul de la marca Suzuki, en la cual, a la altura del tanque de gasolina se encontró la factura del carro, tenencias y tarjeta de circulación relacionados con el vehículo de la víctima, por lo que tras la lectura de sus derechos, el detenido fue puesto inmediatamente a disposición del Ministerio Público del Fuero Común, junto con los indicios hallados. Por este hecho se inició la carpeta de investigación CI/CHE/01/04/02853/11-2015.

El titular de la PGJ de Quintana Roo afirmó que el imputado podría alcanzar, como pena mínima, 22 años de prisión por ser una agravante la extorsión vía telefónica.

Por último, el Procurador General de Justicia exhortó a la ciudadanía a denunciar este tipo de conductas, las cuales serán atendidas con la prontitud y seriedad que amerite el caso por personal especializado, ya que en Quintana Roo este delito se considera grave.

Fuente: POR ESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *