La mujer del embajador de la UE en Irak, el español Ramón Blecua, compra sin fortuna conocida una mansión de 500 metros y varios millones del «Gaudí belga»

Ella ha inventado un personaje con currículum falso; él fue denunciado por su cercanía a la inteligencia iraní.

En los últimos meses, varios medios belgas han publicado entrevistas a la flamante nueva propietaria de la Maison Frison, una de las obras más emblemáticas del arquitecto Victor Horta, el «Gaudí belga». La joven india Nupur Chowdhry posaba elegante y se presentaba como «esposa de un diplomático español» y con un impresionante currículum: embajadora, princesa de Jaisalmer, graduada en prestigiosas universidades de Estados Unidos, asesora de importantes museos… Según la prensa nacional, pagó nueve millones de euros por el impresionante edificio del año 1894 en el que se ha instalado. Está en una zona muy cotizada del centro de Bruselas y cuenta con unos 500 metros cuadrados y una magnífica decoración modernista.

Otras fuentes rebajan la cifra de la venta, pero calculan en unos tres millones de euros el coste de la reforma total en marcha, por lo que la inversión total sí podría acercarse a esos nueve millones. Lo habría pagado con su «fortuna personal y familiar».

Un diplomático español leyó las informaciones y alertó a ABC: «Es todo falso. Nupur Tron y su pareja, el español Ramón Blecua (actual embajador de la UE en Irak) vivían en Bruselas en un apartamento de dos habitaciones y han estado mucho más cerca de pasar apuros económicos que de poseer esa inmensa fortuna. Investigadlo».

Las pesquisas de este diario han destapado una gran farsa -con datos falsos o, en el mejor de los casos, exagerados-, una trama de espías y una operación inmobiliaria en entredicho.

La «princesa» Nupur Chowdhry no aparece en el árbol genealógico del Principado de Jaisalmer, en Rajastán, ni en ningún otro de las «tierras del Himalaya», como también se publicó. No es princesa. Su currículum oficial también sostiene que es «graduada en Diseño» por el prestigioso FIT (Instituto de Tecnología de la Moda) de Nueva York y en «Marketing & Merchandising and Fine Arts» por la Universidad de Nueva York (NYU). Fuentes oficiales del FIT confirman a ABC que Nupur Chowdhry «recibió una clase de educación continua en 2001, pero no obtuvo ningún título del FIT».

Por su parte, la Universidad de Nueva York (NYU) sostiene que «esta persona no figura en los archivos de ninguna de nuestras facultades ni como Nupur Chowdhry ni como Nupur Tron» (apellido de su primer marido). Otro cargo que se atribuye es el de «miembro del Consejo del Museo de Arte y Fotografía de Bangalore (MAP)», en India, donde les ha molestado especialmente este «autonombramiento»: «Nupur Tron nunca ha sido ni es actualmente miembro de la Junta del Museo de Arte y Fotografía». Un portavoz oficial asegura a ABC que «hubo conversaciones con respecto a una posible colaboración entre la señora Tron y el museo en el pasado, pero no se materializaron. Por lo tanto, MAP renuncia a cualquier afiliación existente, en cualquier rol o posición, entre la señora Tron y el museo». Nupur Tron también se presenta como «embajadora india para el Arte y la Cultura», pero no es embajadora de su país, sino de una cámara de comercio franco-india.

Una «fundación» secreta

Tras una primera negativa, Nupur Chowdhry accedió, soliviantada, a responder a ABC. Asegura que el palacio «no ha costado nueve millones de euros», pero se niega a revelar cuánto. La herencia familiar de la que habla la prensa belga ha desaparecido. Tron dice ahora que la propiedad es «de una fundación cultural», pero también se niega a dar el nombre de esa institución que va a organizar actividades «culturales» en el edificio de Victor Horta, así como la procedencia de los fondos. Por otro lado, sostiene que «hace más de tres años que estoy separada de Ramón Blecua, quien no tiene nada que ver con este asunto», pero no acierta a explicar por qué entonces habla en presente a los medios belgas de su marido diplomático, que fue quien la trajo a Bruselas «hace dos años», porque Blecua trabajaba allí para la UE.

Allegados de la pareja aseguran a ABC que han estado juntos hace apenas unos meses en el emblemático edificio del centro de Bruselas. De dónde han salido los cuantiosos fondos, es un misterio. Se conocieron años atrás, cuando Ramón Blecua era el número dos de la embajada de España en India, donde se registraron como pareja de hecho. Fuentes diplomáticas confirman a ABC que Ramón Blecua solicitó desde la embajada en Delhi un visado español para el jefe de la inteligencia iraní en India, que fue rechazado al levantar sospechas. El diplomático, que estuvo destinado en Irán, también fue número dos de la Embajada de la UE en Yemen. El Gobierno de Arabia Saudí denunció ante el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) que tenían constancia de numerosas reuniones de Blecua con conocidos y activos agentes iraníes, país con grandes intereses en Yemen. En mayo de 2017, la alta representante para la Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, eligió a Blecua para el puesto de delegado de la UE en Irak, un país aún más importante para el vecino Irán. Moguerini ha apoyado públicamente a las autoridades iraníes. El pasado enero declaró que «Irán está cumpliendo completamente lo pactado» en materia nuclear. ABC ha contactado dos veces con la Delegación de la UE en Irak para recabar la versión de Ramón Blecua, pero no ha habido respuesta.

Fuente: ABC.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *