La modelo marroquí Imane Fadil declaró en el juicio contra el exprimer ministro y escribía un libro donde, supuestamente, revelaba detalles de sus fiestas.

La modelo marroquí Imane Fadil, conocida por su participación en las fiestas bunga bunga del ex primer ministro Silvio Berlusconi y por haber testificado en el proceso contra él por prostitución de menores, ha muerto presuntamente envenenada. La mujer, de 34 años, llevaba ingresada desde finales de enero y falleció el pasado 1 de marzo. La Fiscalía de Milán, tras cotejar los primeros análisis clínicos, investiga ahora la muerte como un “homicidio voluntario”.

Los datos del expediente clínico, según los medos italianos, habrían revelado el uso de sustancias radioactivas para un supuesto envenenamiento. La propia mujer había confesado a su familia que temía por su vida después de haber testificado en el juicio contra el magnate. Además, Fadil escribía un libro contando toda la historia, un documento que forma parte ya de las pruebas del caso.

La Fiscalía ha anunciado ahora que se realizará una autopsia para determinar las causas reales de la muerte y si estas corresponden con un homicidio. “Estamos trabajando sobre esa hipótesis”, señaló el fiscal de Milán, Francesco Greco. La mujer, fallecida tras lo que el propio Greco define como un “mes de tormentosa agonía”, ingresó en el hospital el 29 de enero, después de sentirse mal en casa de un amigo.

La modelo marroquí fue testigo en el llamado caso Ruby —el apodo de la también marroquí Karima El Marough, vinculada a Berlusconi cuando aún no había cumplido 18 años— que se desarrolló desde 2011 en el Tribunal Penal de Milán contra Berlusconi por supuesto abuso de poder e incitación a la prostitución de menores. Durante sus declaraciones como testigo en el caso Ruby, Fadil ofreció detalles de las fiestas de Berlusconi y sus amigos.

Fuente: ELPAÍS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.