El número de nuevos corales disminuye en 2018 un 93% por el calentamiento global

La desaparición del mayor arrecife de coral del planeta se está acelerando a una velocidad inaudita. La continua pérdida de corales adultos por el calentamiento global no permite que se desarrollen nuevos corales. El estudio Global warming impairs stock–recruitment dynamics of corals ha revelado que, en comparación con la media de los últimos 20 años, el número de nuevas larvas se ha reducido en un 93% en 2018. En 2017 fue del 89%.

Las cifras son alarmantes. “El reclutamiento, (es decir, cuando las larvas se asientan en un arrecife de corales) varía de un año a otro, pero la disminución de 2018 no tiene precedentes”, asegura Terry Hughes, autor del informe y Director del Centro de Estudios de Arrecifes de Coral en la Universidad James Cook de Queensland, Australia.

La media de nacimientos en cada arrecife ha sufrido un cambio drástico en 20 años pero especialmente tras los blanqueamientos o decoloración de los corales de 2016 y 2017. El calentamiento del agua produce que algunos corales expulsen zooxantelas (las algas que les dan su color), y adquieran un tono blanquecino. Una vez que la pérdida de la tonalidad comienza, tiende a continuar (incluso si se recupera la temperatura). Si la colonia de coral sobrevive al periodo de estrés térmico, las zooxantelas tardan meses o años en recuperarse. En el caso de la Gran Barrera “se necesitarán entre cinco y 10 años para que se produzca una recuperación del reclutamiento. Estamos muy preocupados porque la reparación puede interrumpida o revertida si ocurre otro blanqueamiento masivo”, señala Hughes.

El equipo del Centro de Estudios de Arrecifes de Coral de la Universidad James Cook ha medido la cantidad de corales adultos en los arrecifes antes y después de la decoloración. Calcularon la longitud de los corales e identificaron cada especie. “Medimos el número de corales bebés cada año proporcionándoles una superficie para que se asienten”. El equipo colocó 1.000 paneles que se fijaron a los arrecifes a lo largo de los 2.300 km de la Gran Barrera de Coral, justo antes del desove anual de los corales, y los recogieron después de ocho semanas. De esta manera obtuvieron una estimación del suministro larvario del arrecife.

Fuente: ELPAÍS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.