La historia negra de este sexenio no se puede contar sin el caso Oceanografía: traiciones, abusos, manipulación, simulación, secretos y, en especial, muchos negocios.

Obviamente debemos iniciar con el papel que jugó el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, quien se encargó de orquestar una historia falsa, mediática y legal. Ahora bien, Michael Corbat, CEO de Citibank, otro de los protagonistas, deberá de explicar muchas situaciones insólitas al respecto:

1 .- Las reuniones que sostuvo con diversos funcionarios públicos antes y después de que inició su persecución contra la naviera por un supuesto fraude de 400 millones de dólares.

2.- La limpia que orquestó internamente contra 11 exdirectivos de Banamex que participaron en el esquema de factoraje de la naviera. Todo fue secreto y nunca se aclararon los errores y millonarias comisiones que varios de estos ejecutivos cobraron.

3 .- Los millones de pesos que se quedó el banco, en facturas por cobrar que tenía Oceanografía en Pemex. Este dinero cayó en las arcas de Banamex después de que la empresa de Amado Yáñez fuera intervenida por las autoridades mexicanas (febrero 2014).

4 .- Qué les dice a los miles de inversionistas de Citi sobre los millonarios honorarios que han gastado sin fruto alguno, aunque sería genial que les avisara sobre el próximo escándalo que se le avecina, ya que Banamex se niega a pagar a las empresas que estaban en el fideicomiso de Oceanografía. ¿Demandas? Sí y de diversa índole, pues el dinero, como ya lo mencionamos, lo cobró Banamex, así que fondos de todo el mundo y empresas afectadas reclamarán lo que les pertenece.

5 .- Cómo se va a defender Citi de la demanda millonaria que se le avecina por daños y perjuicios por todos los involucrados. Para que vea la magnitud, el polémico abogado español Baltasar Garzón representa a miles de trabajadores que perdieron su empleo y lucharán para que Citi pague lo que les quitó.

6 .- Por qué Emilio Lozoya se metió en un litigio entre particulares, en el que apoyó con todo su arsenal mediático y legal a Citi.

7 .- El desastre que ocasionó en Ciudad del Carmen, Campeche. Este lugar era un emblema para las actividades de Pemex. Después de atacar a Oceanografía, miles de trabajadores y proveedores perdieron su empleo.

Lo peor es que al caso de Oceanografía le quedan varios capítulos… y todos son escandalosos.

La Marina Mercante, en riesgo

Dicen los que saben que no todo es miel sobre hojuelas, hablando de la reforma energética, ya que la industria del transporte marítimo está pasando por el momento más crítico de la historia de la Marina Mercante mexicana.

Se estima que las áreas otorgadas el pasado 31 de enero comenzarán a producir entre 2026 y 2032, y que para entonces ya sólo van a quedar cenizas de la Marina Mercante mexicana de costa afuera, pues más de 50 por ciento de la flota (aproximadamente 160 embarcaciones) se encuentra amarrada o fondeada sin trabajo y sin la probabilidad de ofrecer empleo a los marinos mexicanos.

Y ojo, la flota mexicana de costa afuera llegó a tener el quinto lugar a nivel mundial en número de barcos dando apoyo a las plataformas.

Se estima que más de 60 mil empleos directos e indirectos de la industria se han perdido.

La tormenta perfecta se formó gracias a la caída del precio del crudo, por lo que las empresas petroleras redujeron al máximo sus proyectos y presupuestos; la recuperación ha sido muy lenta. Y súmele que Pemex ha reducido en forma importante la exploración y producción de crudo; ya estamos en 1.9 millones por día y no se ve para cuándo esta constante caída se vaya a parar.

Así pues, este sector pide al gobierno de EPN un cambio drástico del movimiento de timón para la sobrevivencia de la industria y de la soberanía del país pues, dicen, hoy en día sólo contratan a barcos extranjeros de sus compañías preferidas.

Fuente: EL FINANCIERO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *