* El Crimen Organizado mueve gigantescas cantidades de dinero / A escala mundial recauda 320 mil millones en el narcotráfico, 250 mil millones en falsificaciones y 31 mil millones en tráfico humano.
* ¿Cómo puede ser tan próspero un negocio ilícito a pesar de existir una estructura dedica a enfrentarlo? / Tiene que ver con la enorme tasa de ganancia que implica: es casi un 4% del PIB mundial.
* El 44% de las ganancias de todos esos negocios quedan en Estados Unidos, el 33% en países de la Unión Europea, y el resto en otros actores.

WASHINGTON, D.C., EE.UU.- Según un informe del Foro Económico Mundial publicado por la BBC, el Crimen Organizado mueve grandes cantidades de dinero. Los negocios ilícitos a escala mundial recaudan 320 mil millones en el narcotráfico, 250 mil millones en falsificaciones, 31 mil millones en tráfico humano. Pero, ¿cómo pueden ser tan prósperos esos negocios?.
Para abordar ésta y otras interrogantes, el espacio televisivo Mesa Redonda de este jueves 10 de agosto en La Habana reunió un panel de calificados expertos de temas internacionales, no sólo para ofrecer valores cuantitativos con cifras y números, también para analizar cualitativamente la interrelación entre los negocios ilícitos a escala mundial desde un enfoque sistémico.
¿Cómo puede ser tan próspero un negocio ilícito a pesar de existir una estructura dedica a enfrentarlo? El master en ciencias Santiago Pérez Benítez, subdirector del Centro de Investigaciones de Política Internacional, sentenció que esa problemática es consustancial al capitalismo en su historia. Marx dijo que el Capitalismo donde quiera que ve una posibilidad de tasa de ganancia va a actuar.
Refirió que la prosperidad en el negocio ilícito tiene que ver con la enorme tasa de ganancia que implica. Es casi un 4 % del PIB mundial. Les ayuda la tímida manera en que son enfrentados. El sistema financiero mundial se nutre de ellos y además tienen demanda, tienen un gran mercado.
El 44% de las ganancias de todos esos negocios quedan en Estados Unidos, el 33% en los países de la Unión Europea, y el resto en otros actores. Son grandes mafias, sistemas delictivos con un gran nivel de recursos y un gran conocimiento de cómo se mueve el capital mundial. No es ajeno al capitalismo transnacionalizado que hoy se vive.
Cuando el dinero que se obtiene en tráfico ilícito entra ser blanqueado a los grandes circuitos del capital se pierde. Son muy poderosos por las tasas de ganancias que tienen y por la poca efectividad de los mecanismos de las sociedades y a nivel internacional para enfrentarlos.
Pero, ¿existe una relación entre negocio ilícito y pobreza? Santiago Pérez Benítez indicó que para que haya trata de personas tiene que haber personas que quieran emigrar de los países pobres hacia los países ricos, para que haya grandes ventas de cocaína debe haber campesinos pobres en los países del tercer mundo, eso es parte de la globalización oscura.
La estructura del sistema internacional hace esto posible. Esto es un negocio piramidal, donde la gran base tiene poca entrada, pero los grandes magnates obtienen grandes ganancias. Así mismo se comportan los flujos financieros y legales. Desde el 2004 hasta el 2013 salieron 7.8 trillones de dólares desde los países del sur hacia los países del norte, eso es más que toda la inversión extranjera y toda la ayuda oficial de desarrollo que han dado los países del norte hacia los países del sur. Estos canales reproducen la manera en que se articula el capitalismo transnacional.
Se cree que más de un millón de afganos son adictos a la heroína, un 8% de la población adulta, el doble del promedio mundial. Casi el 80% de la producción de heroína mundial se basa en el opio afgano.

La interrelación entre los negocios ilícitos.

La prosperidad en el negocio ilícito tiene que ver con la enorme tasa de ganancia que implica. Es casi un 4% del PIB mundial.
El cultivo de drogas está relacionado con tráfico de armas y con trata de personas. Son fenómenos conectados. La doctora María Elena Álvarez Acosta, profesora titular y analista de temas internacionales, definió como negocio ilícito todo lo que viola la legalidad, pero demuestra falta de ética en las relaciones dentro de cualquier sistema, estado o individuo.
El capitalismo es un sistema con una vocación internacional que se globaliza y que crea problemas estructurales y disfuncionales a partir de las necesidades del sistema. Entonces, si hay una guerra las personas se van a ir. Desde el punto de vista de la concepción latinoamericana de la dependencia o centro-periferia de Samir Amin, las periferias van a desempeñar un papel diferente a partir del papel y el lugar que tienen en el capitalismo y veremos como las interrelaciones también se manifiestan de forma diferente, lo que influye en los objetivos geopolíticos, en los intereses de los grandes poderes en las distintas regiones y los métodos que utilizan.
En el capitalismo hay que maximizar la ganancia a toda costa. ¿Hasta qué punto es ilegal que exista una coalición en Siria que ese gobierno no ha aprobado, ni Naciones Unidas? ¿La ilegalidad es sólo para los grupos de grandes mafiosos o también para los grandes poderes?
La lógica del capitalismo, en una de sus leyes ciegas, tiene la función de controlar y de apropiarse en el mundo de sus riquezas, y en función de eso comenzó la acumulación en el siglo XV y la trata de esclavos fue la manifestación de un problema que no fue global. Entonces, todo está interconectado en el sentido de que la globalización lleva a decir que las fronteras no existen para las finanzas y el comercio, pero sí para la movilidad. ¿Hasta qué punto las fronteras existen para la droga, para el tráfico de armas? Todo eso se vincula a la violencia y a los métodos que utilizan los grandes poderes en los espacios geopolíticos.
Hay tres negocios que son relevantes. El tráfico de drogas, de armas, la trata y el tráfico de personas se relacionan y están unidos a la violencia, porque el capitalismo en su esencia es violento y a medida que va perdiendo espacio en determinado lugar es más violento. La violencia genera oportunidades al capital.
El terrorismo también es un problema global que ha generado el sistema porque necesita maximizar la ganancia y controlar los espacios geopolíticos para que otros no entren. Los mayores consumidores de droga son Estados Unidos y la Unión Europea, el mayor flujo migratorio va fundamentalmente del sur al norte, los refugiados también. En la trata de personas, los individuos van a ser explotados por quien los mueve, pero además siempre van engañados.
Existe una clara interrelación entre los negocios ilícitos porque se desarrollan por los mismos caminos, porque las personas más débiles son las que incurren en ellos. El sistema crea sus contradicciones, sus disfuncionalidades, sus propios enemigos.
Según datos obtenidos en Internet, un riñón puede costar entre 80 mil y 120 mil euros, un hígado hasta 150 mil.

Más ricos los ricos, más pobres los pobres.

Sobre el tráfico de armas y sus fabricantes el master en ciencias Enrique Martínez Díaz, investigador del Centro de Investigaciones de Política Internacional, expuso que las grandes empresas productoras de armamentos son las que fabrican la mayor parte de los armamentos con lo que se trafica.
El 95 % de la producción de armas a nivel mundial sale de Estados Unidos, Rusia y algunos países europeos. Las cien empresas más grandes de producción de armamentos tienen una producción de casi 400 mil millones de dólares y de ellas el 60 % lo producen 49 empresas norteamericanas. El gran super market de armas ligeras del mundo es Estados Unidos donde hay más de 64 mil tiendas donde se venden armas. Son más las tiendas de este tipo que de McDonald’s y cualquier ciudadano norteamericano con su ID puede comprar un armamento.
Por intereses políticos o particulares muchas de esas armas van a parar a manos de grupos terroristas, financiados por la CIA o los servicios especiales. Una parte del armamento también lo captan las grandes bandas de mafia.
El arsenal de los grupos terroristas de Libia o de Siria, las armas de las bandas de narcotraficantes de México, son ejemplos en que las armas salen de las grandes industrias productoras de armamentos a apoyar esos grupos armados.
En 2001 cuando los norteamericanos invadieron Afganistán ese país no producía drogas, la heroína se comenzó a producir después de la invasión norteamericana, con 100 mil soldados ocupando ese país, que pasó de ser un no productor a mayor productor de drogas.
En el tráfico de armas, así como en el de drogas o de órganos, las riquezas por igual drenan hacia los países ricos y las consecuencias negativas drenan hacia los países pobres. Aunque el tráfico ilegal de armas también genera la utilización de esas armas para apoderarse de áreas de barrios, y producen los cientos de muertes que ocasionan. El país donde más personas mueren por empleo de armas a nivel mundial es en Estados Unidos.
En el caso del tráfico de recursos naturales las grandes transnacionales le dan dinero a los grupos que permitan sacar sin pagar impuestos materiales como el coltan de África. Los grupos radicales de los países del sur reciben armamentos y recursos y permiten que los materiales más estratégicos para las grandes empresas y raros en la naturaleza puedan ser extraídos de esos países que no lo venden ni lo utilizan.
El espacio televisivo Mesa Redonda de este jueves 10 de agosto reunió un panel de calificados expertos de temas internacionales, no solo para ofrecer valores cuantitativos con cifras y números, también para analizar cualitativamente la interrelación entre los negocios ilícitos a escala mundial desde un enfoque sistémico.

El problema ético del sistema capitalista.

Es evidente que existe un vínculo entre la industria legal con la ilegal. Hay buen dinero en la utilización de los emigrantes para el tráfico de personas, también lo hay en la construcción del muro en la frontera de Estados Unidos con México. La analista de temas internacionales María Elena Álvarez Acosta explicó que todo lo ilegal tiene una visión legal.
La migración siempre ha tenido un papel esencial dentro del sistema productivo del capitalismo. El proceso migratorio tiene que tener en cuenta el emisor, el migrante y el receptor. Históricamente la migración económica sigue tributando a los Estados Unidos. La migración se ha “securitizado”, la islamofobia, la proveniente de América Latina, debido al problema estructural del sistema capitalista desarrollado que tiene un problema disfuncional económico desde la década de los setenta que no puede absorber la cantidad de emigrantes que quisieran entrar. Dijo Lenin que el día que Estados Unidos no pueda absorber a los migrantes tendría un serio problema a su interior. Parece que lo está teniendo.
Toda la tecnología de vayas, cámaras, drones que se utilizan en la construcción de muros o en la vigilancia de fronteras para detectar migrantes ilegales es de construcción legal. Pero esos migrantes no son ilegales, son indocumentados. Son las empresas militares y de seguridad privada las que están ganando más con un negocio que se llama refugiados-inmigrantes.
Cuando un refugiado pide asilo no se puede expulsar. Los militares y las transnacionales construyen entonces los sistemas de vigilancia, las vallas, pero además gestionan los centros de detención. Entonces, a las empresas legales les conviene el negocio ilegal.
El muro de Donald Trump es de 1600 kilómetros, 12 metros de alto, y necesita 711 millones de dólares en concreto y 240 millones en cemento. El muero cuesta en total entre 15 mil y 20 mil millones de dólares incluyendo mano de obra y todo lo que resta.
Las cárceles privadas vuelven de nuevo porque los que van a deportar según la nueva reforma migratoria de Donald Trump van a estar allí. Dos grupos fundamentales controlan este tipo de cárceles en Estados Unidos los cuales cotizan en bolsa y han subido más que el 35 % y se están haciendo multimillonarios. Eso significa mano de obra esclava que es legal en los Estados Unidos, pero desde el punto de vista ético el sistema siempre tuvo la lógica capitalista de maximizar la ganancia, pero ha llegado a tener un problema ético terrible que ya no se sabe qué es legal o qué es ilegal.
Santiago Pérez Benítez indicó que para que haya trata de personas tiene que haber personas que quieran emigrar de los países pobres hacia los países ricos, para que haya grandes ventas de cocaína debe haber campesinos pobres en los países del tercer mundo, eso es parte de la globalización oscura.

El ciberdelito.

Un nuevo tipo de delito es el ciberdelito, aquellos actos delictivos relacionados con la informática. Al respecto el investigador Enrique Martínez Díaz cuenta que este fenómeno surge a partir del surgimiento del ciberespacio. Su incidencia en los negocios es notable por la cantidad de recursos que se intercambian, el movimiento de fondos, de los famosos capitales golondrina que prácticamente solo se mueven por internet, no está físicamente el dinero, sino que se mueve a través de Internet.
Al surgir el ciberespacio también surgió la ciberguerra que permitió que las fuerzas armadas de los países desarrollados comenzaran acciones militares de ese tipo en otros países. Pero, también aparecieron aquellas personas que comenzaron a hacer dinero con ese recurso y así surgió el llamado ciberdelito.
En la Deep Web, o la Web Profunda, o la Web Oscura se mueven la mayor cantidad de este tipo de estafas. Suelen crear sitios falsos donde se vende cualquier cosa y roban el dinero que uno envía electrónicamente. También está de moda el robo de identidad. El acoso de líneas ha provocado hasta suicidios entre algunos niños. El acecho cibernético que consiste en la espiar las cosas que uno tiene.
Eso puede resultar también una plataforma para el negocio ilícito. Según datos obtenidos en Internet, un riñón puede costar entre 80 mil y 120 mil euros, un hígado hasta 150 mil.

El capital es ciego, los hombres son los que actúan.

Sobre el tráfico de armas y sus fabricantes el master en ciencias Enrique Martínez Díaz, investigador del Centro de Investigaciones de Política Internacional, expuso que las grandes empresas productoras de armamentos son las que fabrican la mayor parte de los armamentos con lo que se trafica.
Un papagayo verde puede costar 100 dólares en Brasil, un valor que puede multiplicarse por diez en una tienda legal. Las autoridades brasileñas incautan más de 300 mil animales cada año. Pero los contrabandistas no perdonan siquiera a las especies en extinción.
Según Santiago Pérez Benítez el impacto de todo tipo de negocio ilegal es nefasto para las sociedades nacionales, tanto productoras como consumidoras. Tiene consecuencias morales, sociales, de todo tipo. Es un problema de degradación ética, moral y física.
La droga es conveniente para el gobierno norteamericano porque es el pretexto para la utilización del Comando Sur en América Latina, de la DEA, para entrar a los sistemas militares de la región, para tener bases militares en Colombia. Existe porque hay intereses detrás de esto. Nada de esto existiría sino se obtuvieran ganancias, las cuales son convertidas en finanzas en los bancos.
El negocio ilícito es una empresa capitalista. Guardan el dinero en el banco para reutilizarlos en sus propios negocios o en otros que le blanqueen el dinero. En la actualidad a los banqueros le interesa el cash después de las crisis recientes del sistema. El dinero del norte está en los paraísos fiscales del sur. Es funcional que esas cantidades de dinero ilícito entren a los mercados nacionales y legales.
Toda la tecnología de vayas, cámaras, drones que se utilizan en la construcción de muros o en la vigilancia de fronteras para detectar migrantes ilegales es de construcción legal. Pero esos migrantes no son ilegales, son indocumentados.
La doctora María Elena Álvarez subrayó que el problema es que el 15 % de lo que se comercia en el mundo tiene que ver con lo ilegal. Todo el mundo lo sabes y todo el mundo lo compra.
Pueden existir las grandes cantidades de drogadictos y de ilegalidades porque interesa la tasa de ganancia, porque la racionalidad del capitalismo se convierte en irracional. El capitalismo va a maximizar la ganancia, pero tiene un tope, es igual que la obsolescencia de los productos. Llega un momento en que lo que se quiere es solo ganar sin importar el costo. Es un régimen violento en esencia. Los multimillonarios se aíslan, viven en grandes torres, viajan en helicópteros. El capital es ciego, los hombres son los que actúan. Hay falta de ética en el individuo porque el sistema nunca ha sido ético. La crisis es de todo tipo entonces, sistémica y ética.

Fuente: Por Esto!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *