1_cerropeyoteEl documental ‘Huicholes: los últimos guardianes del peyote’ retrata la lucha de los indígenas de la Sierra de Catorce contra las grandes explotaciones mineras

Wirikuta es una zona sagrada de la Sierra de Catorce mexicana, en el Estado de San Luis Potosí. Su paisaje polvoriento está salpicado de cactus; los vecinos de la región sufren desde hace décadas una sequía inclemente, pero el clima es ideal para el peyote, que crece escondido entre las piedras. Ocupa unas 141.200 hectáreas. Todos los años, peregrinos del pueblo indígena huichol cruzan el desierto hasta el Cerro del Quemado; según su mito de la creación, el lugar donde salió el sol por primera vez. Su población asciende a 43.500 personas, estima la Unesco. Wirikuta es además una reserva de la biosfera protegida por el Gobierno desde 2012. Da cobijo a miles de especies de cacto y 250 de aves. En esa misma zona fueron otorgadas 78 concesiones a empresas mineras por el Gobierno de Felipe Calderón, actualmente paralizadas por un recurso legal interpuesto por el pueblo huichol o wixárica (pronunciado “huirrárica”).

“Nos quieren matar”, resume José Luis Ramírez, que también se llama Uxamuire, un chamán u hombre medicina –marakame en su idioma–. Vestido con su ropa tradicional y sentado en una terraza de Matadero de Madrid, Uxamuire se hace entender aunque es obvio que no domina el castellano. Para su pueblo, que conserva ritos ancestrales de colecta y consumo religioso del peyote, además de una relación profunda con la tierra, vaciar su centro más sagrado significaría el fin del mundo: “Todo se acabaría”. Ha recorrido Europa estos meses acompañado de su hijo Enrique, o Haikuka, y del cineasta argentino Hernán Vilchez para proyectar un documental sobre el conflicto titulado Huicholes: los últimos guardianes del peyote (2014). Vilchez recalca que está financiado solo con la venta del DVD, aportaciones voluntarias y dinero de su bolsillo y de la coproductora Paola Stefani.

El documental aborda el plan de la canadiense First Majestic Silver, que posee 22 de las concesiones y pretende explotar las vetas de plata que ocultan las montañas sagradas en su interior. Los más místicos sostienen que esa plata es la que otorga al Cerro del Quemado su energía sobrenatural. En un Estado donde la mitad de la población vive en situación de pobreza, según los últimos datos del Consejo de Evaluación del Desarrollo Social, para muchos vecinos de la región la mina supondría una importante ayuda: la empresa promete crear 500 puestos directos y 1.500 indirectos en una zona dedicada a la minería desde el siglo XVIII. Pero los ecologistas denuncian que el fin del mundo del que alertan los indígenas se traduciría en prácticas extractivas muy dañinas, que requieren una enorme cantidad de agua y producen residuos químicos que terminan en vertederos.

El año pasado, añade Vilchez, Uxamuire y otros líderes se reunieron con portavoces de First Majestic en su sede de Vancouver para pedirles que renunciaran a la mina. La empresa sugirió como solución que los indígenas comprasen las tierras al Estado. La idea ofende profundamente a los huicholes: para ellos es tierra sagrada, no se puede poseer; y, de todos modos, carecen de recursos económicos. “Imagínate que encontrasen oro debajo de la basílica de San Pedro en el Vaticano”, ilustra Vilchez, indignado. “¿Qué pensarían los católicos del mundo si les dijesen: ‘Les dejamos la basílica pero debajo hacemos un agujero y lo sacamos todo?”.
elpaissemanal@elpais.es

EL PAIS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *