Sandra Bullock, el chef José Andrés y la industria del cine en general aportan dinero, comida y cancelan fiestas para dedicar los recursos a ayudar a los afectados por el fuego

Muchas estrellas de Hollywood están acostumbradas a solidarizarse con las causas más dispares, pero en esta ocasión algunas de ellas han sufrido en carne propia las devastadoras consecuencias de los trágicos incendios de California. El fuego no hace distingos y algunos famosos –Gerald Butler, Miley Cyrus o Neil Young, entre ellos– han visto cómo sus casas quedaban reducidas a un montón de cenizas y escombros.

Las ganas de ayudar a los afectados por las llamas tampoco han faltado en esta ocasión y mientras los bomberos continúan luchando contra el fuego, Hollywood está dando muestras de su generosidad con los damnificados a través de diferentes iniciativas.

Sandra Bullock, por ejemplo, ha donado 100.000 dólares (algo más de 88.000 euros) a la sociedad que se ha hecho cargo de los animales afectados por el peor fuego de la historia de California. “Es algo que hago como persona, no como actriz”, ha indicado Bullock a EL PAÍS. “Mi dinero ayuda tanto como lo hace un cheque por diez dólares o el tiempo que puedas dedicar”, añadió la intérprete que se encuentra inmersa en la campaña promocional de su próxima película, Bird Box.

Guillermo del Toro o la escritora Cornelia Funke tuvieron que evacuar sus domicilios con lo puesto. Funke ha escrito en su página oficial: “No estoy segura si tendré casa cuando acabe la semana. Tampoco será la misma Malibu que amamos. Pero los que se quedaron y lucharon contra el fuego de algún modo han hecho más bello este paraíso quemado”, ha dicho en referencia al esfuerzo de vecinos y trabajadores que han rescatado a los animales que no pudo llevarse durante la evacuación y que la tienen informada de cómo se desarrolla el incendio. A ellos les ha prometido la inmortalidad en sus libros.

El chef José Andrés también ayuda con lo que sabe. Por eso su donación ha llegado a los damnificados y a quienes luchan para apagar las llamas en forma de comida. Su fundación World Central Kitchen creada en 2010 tras el devastador terremoto en Haití está proporcionando miles de comidas ya preparadas en los centros de acogida de la Cruz Roja en los condados de Ventura y de Los Ángeles. El chef Tim Kilcoyne, que es quien se encuentra al frente de esta operación, indicó a la prensa que aquellos que lo necesiten recibirán alimentos cuando y como quieran. “También llegamos a primera línea, para cuidar de los bomberos por los cañones de Malibu que no tienen fácil acceso”, recordó en referencia a su flota de restaurantes sobre ruedas.

Los estudios Paramount cancelaron el pasado domingo el estreno de Instant Family, una comedia protagonizada por Octavia Spencer e Isabela Moner y donaron a Cruz Roja la comida ya preparada para que fuera distribuida entre los afectados. Lo mismo ocurrió con la última producción de los hermanos Coen, Ballad of Buster Scrugges: se proyectó la película y no se realizó ningún tipo de fiesta posterior. Netflix, la plataforma que produce la cinta, invitó a los allí presentes a contribuir y hacer donaciones en directo para los afectados por los incendios y por el reciente tiroteo que se cobró la vida de 12 personas en el mismo área que ahora está amenazada por el fuego.

También se espera que la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood, encargada de la entrega de los Globos de Oro, anuncie esta semana una importante dotación económica para los afectados en ambos sucesos así como para aquellos que están ayudando a las víctimas. Lo mismo está previsto que ocurra con el Sindicato de Actores que hará uso de los fondos de emergencia de su fundación para asistir “a todos aquellos que trabajan en la industria” y hayan tenido que abandonar sus hogares entre los cientos de miles de personas que lo han hecho desde que comenzó el incendio la noche del pasado jueves.

Si a Cornelia Funke fueron los vecinos y trabajadores quienes la ayudaron a localizar y cuidar de sus animales, el especialista de escenas de acción Ardeshir Radpour se ha convertido en estos días en el benefactor de los animales descarriados. Junto con otros voluntarios ha logrado rescatar más de 300 caballos que se habían quedado atrás en una situación de tanta emergencia como para no poder realizar una ordenada evacuación de los animales. “Lo desafortunado de esta situación es que cada año hay otra y otra y otra. Pero lo bueno es que ves a una comunidad unida en la lucha, en la que cuidan unos de otros y todos abren sus casas, sus coches, sus restaurantes o sus carteras”, ha dicho Sandra Bullock sobre la situación.

Fuente: elpaís

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *