El primero de julio de 2018 quienes participan en la fiesta brava de la política se darán un festín con el número de posiciones disponibles…

El primero de julio de 2018 quienes participan en la fiesta brava de la política se darán un festín con el número de posiciones disponibles: 11 presidencias municipales, cuatro diputaciones federales y tres senadurías, una de ellas correspondiente al partido o coalición que ocupe el segundo lugar en la votación.

Tendrá que clarificarse el panorama para saber cómo llegan los partidos a la cita con las urnas, ya que hasta hoy tenemos proyecciones y promesas de matrimonio –como ocurre entre panistas y perredistas–, con algunos nombres de pretendientes que comienzan a fluir. Lo novedoso de este proceso cercano es la condición adversa del priismo convertido en oposición a nivel estatal y con modestas fichas municipales en Tulum, Isla Mujeres, José María Morelos y Felipe Carrillo Puerto.

Las 11 alcaldías serán disputadas con fiereza en cuatro espacios: Othón P. Blanco (Chetumal), Solidaridad (Playa del Carmen), Cozumel y Benito Juárez (Cancún), mientras Bacalar y Lázaro Cárdenas tendrán un sabor a ajuste de cuentas porque el PRI no perdonará la traición del Partido Nueva Alianza, cuyo solitario diputado Javier Padilla Balam les dio la espalda para posibilitar el ascenso de la dupla PAN-PRD al trono diamantino de la Gran Comisión del Congreso.

Aparentemente está sepultada una nueva coalición entre los hijos de la profesora Elba Esther Gordillo y los priistas que se han entendido muy bien con los verde ecologistas, quienes triunfaron en Cancún y Puerto Morelos.

En el otro frente, cuatro diputaciones federales serán disputadas por vez primera, ya que en este proceso debuta un cuarto distrito electoral por el explosivo crecimiento poblacional del norte turístico, a causa del flujo migratorio.

Incluye las dos senadurías por fórmula y la tercera correspondiente a la primera minoría, conquistadas por el PRD en los procesos de 2006 y 2012.

El PRI ya dejó de ser el favorito indiscutible en la pelea por diputaciones federales y senadurías, por lo que ganará terreno el partido o coalición que postule a los candidatos más fortachones. Y aunque el PRI no será el gran protagonista por ser un globo desinflado, sus figuras pueden hacer historia en ejércitos de sangre azul y de piel morena.

Fuente: SIPSE

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *