El equipo de Guadalajara remonta un 2-0 en el marcador global y lo gana 3-2 frente a Pachuca, uno de los equipos más sólidos del torneo.

La liga femenina de México tocó la gloria. Las futbolistas de Chivas se apoderaron del torneo tras remontar en el marcador 3-2  al Pachuca en una convulsa final. Las de Guadalajara abatieron a uno de los mejores conjuntos del certamen para ser las primeras campeonas de la liga. Fueron chicas que vivieron su primera experiencia profesional y que, por 90 minutos, silenciaron al barullo del machismo en México.

Las Chivas, las consentidas en la final de vuelta, se echaron al frente. No tenían otro método más que acarrear el balón hasta la portería rival de la mano de Norma Palafox por el lado derecho. Las rojiblancas, inquietas, provocaban a sus rivales para conseguir escapadas a toda velocidad. Probaban, también, dar pelotazos a las espaldas de las tuzas.

En un córner, las de Guadalajara consiguieron un gol en táctica fija cuando Arlett Tovar pegó un salto y cabeceó para hacer el 1-2 en el marcador global. Una anotación que sirvió de vitamina para un equipo en busca de la voltereta. Por momentos, las de Hidalgo fueron superadas por ese ímpetu.

El gol fracturó la confianza de las jugadoras de Pachuca. Las Chivas, cobijadas por su afición, se plantaron mejor e, incluso, el entrenador le dio oportunidad a Anette Vázquez, una quinceañera. Hasta que volvió a aparecer la elasticidad de Tovar para marcar el empate global, 2-2, en una fotocopia del primer gol.

Cuando las de Pachuca volvían a atacar, Blanca Félix, la portera rival, no se cansó de arrojarse por cada balón al frente. Hasta que Norma Palafox dibujó la remontada con el 3-2  en un mano a mano contra la guardameta Alejandría Gómez. La recta final del partido fue una terapia intensiva para la defensiva local que detuvo con acrobacias la llegada de las tuzas.

En la ida, las tuzas se quedaron con la ventaja gracias a una fantástica actuación de Lizbeth Ángeles y de la veterana Mónica Ocampo. Las rojiblancas se quedaron sin desplegar la amplitud de juego, pero esta vez lograron que su ofensiva hiciera combustión.  Pachuca ganó en mayo pasado el torneo de copa – donde goleó 6-1 a las de Guadalajara-  que sirvió como un preámbulo a un éxito interrumpido por las Chivas dirigidas por Luis Camacho.

Una liga con un crecimiento meteórico. En la final de ida asistieron hasta 28.955 aficionados. En el de esta noche acudieron 32.466 personas.  El mejor fin de semana de la competencia fue en la jornada 11 con una asistencia de 39.482 hinchas, donde la entrada era gratuita para todas las mujeres.  Durante todo el torneo regular acudieron 3.071.777 aficionados a ver los juegos, de acuerdo con los datos de la propia liga.

Uno de los clubes pioneros fue Pachuca. Desde el inicio del torneo la directiva abrió las puertas de su estadio para que el equipo femenino jugara allí. La propia entrenadora de Pachuca, Eva Espejo, señaló a EL PAÍS que su propuesta de horario eran los lunes y viernes por la noche. De allí otros equipos del certamen se sumaron clubes como América con el Azteca y el León con el Nou Camp.

A la liga femenina se subió la televisora Fox Sports que apostó por la transmisión de los juegos de Pachuca, Chivas, Cruz Azul Monterrey, León, Xolas y Santos Laguna.  El conjunto de Guadalajara, al igual que con el conjunto masculino, utilizó su plataforma digital, Chivas TV, para seguir a sus futbolistas rojiblancas. En la televisión abierta, Televisa cedió el espacio de uno de sus canales para la emisión del América-Chivas, el juego de vuelta en las semifinales del certamen. Triunfos para un fútbol que pasó décadas en la sombra.

Fueron los primeros 119 días de fútbol femenino que asombró a su país, en los que las mujeres tomaron el poder del balón.

Fuente: El PAÍS.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *