Las plataformas digitales son claves en la carrera de la cantante, que no tiene el mismo tirón en la radio

Diez años después de que se presentara al concurso Tú sí que vales, de Telecinco, y fuera rechazada por falta de afinación, Rosalía se convertía este lunes en la primera artista española en conseguir un MTV Video Music Award (VMA), un premio al que ya habían sido nominados anteriormente Alejandro Sanz y Enrique Iglesias. Y lo hizo por partida doble: como mejor videoclip latino por su colaboración con J Balvin en Con altura y como mejor coreografía por la misma canción.

El tema premiado acumula más de 239 millones de escuchas en Spotify y 781 millones de reproducciones en Youtube. Su último lanzamiento, Yo x Ti, Tu x Mi, una colaboración con Ozuna, se colocó directamente en segunda posición en su primera semana en el Top 100 que elabora Promusicae combinando los datos de ventas físicas y escuchas en plataformas de streaming en España. Por el contrario, ninguna de las canciones de la catalana aparecen en el Top 50 de radio musical que difunde la misma asociación. Rosalía, a pesar de dibujarse como un éxito internacional, no suena en la radio. “El contraste entre ambos registros es un reflejo del cambio de paradigma que vive el sistema de distribución musical en el contexto digital”, explica el director del máster en Industria Musical y Estudios Sonoros de la Universidad Carlos III de Madrid, Ignacio Gallego.

Esta nueva estructura, que ha hecho que empresas como Sony e Inditex se fijen en ella, también complica los cálculos a la hora de estimar cuánto ingresa un artista por su trabajo. “Depende mucho de los acuerdos individuales de cada uno con la plataforma, influyen factores como desde dónde se está escuchando, si el espectador decide saltarse o no el anuncio que precede a la canción, los contratos con la discográfica,…”, continúa el experto. Más allá de los ingresos directos por reproducciones en las diferentes plataformas, hoy en día parece imposible triunfar en la industria musical sin el impulso que proporciona Youtube. “Las nuevas canciones se lanzan a la vez que el videoclip porque se busca crear un impacto también a través de lo audiovisual”, justifica Gallego. Un hecho que explica también la brecha entre las escuchas en Spotify y las visualizaciones en Youtube, siempre más altas en esta última.

Fuente: ELPAIS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.