“Recibí llamada de Donald Trump y conversamos durante media hora. Le propuse explorar un acuerdo integral; de proyectos de desarrollo que generen empleos en México, y con ello, reducir la migración y mejorar la seguridad. Hubo trato respetuoso y dialogarán nuestros representantes”, informó López Obrador

El Mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, conversó hoy por teléfono con Andrés Manuel López Obrador, ganador de las elecciones presidenciales del domingo en México, sobre las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la posibilidad de un “acuerdo por separado” entre ambos países.

“Tuvimos una gran conversación, como de una media hora de duración, hablamos sobre seguridad fronteriza, hablamos sobre comercio, hablamos sobre NAFTA -siglas en inglés del TLCAN- y sobre un acuerdo por separado, solo entre México y Estados Unidos”, dijo Trump en declaraciones a la prensa en la Casa Blanca.

El Presidente estadounidense pronosticó hoy que tendrá una “muy buena relación” con el mandatario electo de México y dijo que le ayudará en sus prioridades en materia de inmigración.

“Creo que la relación será muy buena (…). Creo que nos va a ayudar en la frontera”, dijo Trump después de hablar por teléfono durante una media hora con López Obrador.

López Obrador confirmó la conversación sostenida con Trump. Dijo que hablaron de temas como migración y mejorar la seguridad en la frontera:

“Recibí llamada de Donald Trump y conversamos durante media hora. Le propuse explorar un acuerdo integral; de proyectos de desarrollo que generen empleos en México, y con ello, reducir la migración y mejorar la seguridad. Hubo trato respetuoso y dialogarán nuestros representantes”, informó López Obrador.

El vencedor con una holgada diferencia a la Presidencia de México informó de esta conversación telefónica minutos después de que el jefe de la Casa Blanca explicara que habló con él sobre las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y la posibilidad de un “acuerdo por separado” entre ambos países.

Donald Trump, que no ha dejado de atizar a México por la inmigración y comercio desde que comenzó su carrera a la Casa Blanca, se mostró conciliador este lunes tras la victoria electoral de Andrés Manuel López Obrador y confió en tener “muy buena relación” con el presidente in pectore, con quien estuvo hablando por teléfono. Trump contó a la prensa que dijo haber conocido hace años y, ya entonces, había pronosticado su éxito. “Lo vi en otra campaña electoral y le dije que algún día sería presidente. Acerté”, señaló.

El domingo por la noche ya se había mostrado cordial al felicitar al ganador de las elecciones presidenciales a través de su cuenta de Twitter. “Enhorabuena a Andrés Manuel López Obrador por convertirse en el nuevo presidente de México. Tengo muchas ganas de trabajar con él. ¡Hay que hacer muchas cosas que beneficiarán a Estados Unidos y México!”, escribió.

Entre esas cosas pendientes que citó Trump en el tuit figura la renegociación del gran tratado comercial que une a EE UU, Canadá y México, que se encuentra bloqueado, y una promesa incendiaria del mandatario estadounidense, que quiere construir un muro de separación con su vecino del sur y que los mexicanos lo paguen. Desde la Casa Blanca, este lunes confirmó que habían hablado de estos asuntos en su primera conversación telefónica.

Por la mañana, en la cadena Fox, el asesor de Seguridad Nacional de Trump, John Bolton, señalaba que las conversaciones entre el magnate neoyorquino y el líder izquierdista podrían arrojar resultados “sorprendentes”, en sentido positivo. “Trump seguirá el mismo proceso que ha seguido con otros líderes extranjeros que quieren reunirse con él, sentarse y hablar”, añadió. Desde que Trump llegó a la Casa Blanca, las relaciones con Enrique Peña Nieto fueron turbulentas, con desencuentros y ataques por parte del estadounidense, que llegaron a suponer la cancelación de una visita oficial del mexicano.

Presentará iniciativa para juzgar al Presidente por corrupción

Andrés Manuel afirmó que no planea presentar iniciativas de ley “que polaricen” a la sociedad, pese a que posiblemente contará con la mayoría en el Congreso.

En entrevista con Francisco Zea para Imagen Televisión, el abanderado de Juntos Haremos Historia (MORENA-PT-PES) señaló que no actuará “con prepotencia” durante su administración, por lo que no contempla mayores reformas.

“Vamos a gobernar con el marco legal actual, sin modificaciones mayores. Sí voy a enviar algunas iniciativas, pocas, porque debemos terminar con la corrupción. Vamos a proponerle al Congreso la modificación al Artículo 102 para que el presidente pueda ser juzgado por delitos de corrupción”, adelantó.

Además, declaró que el país ya necesitaba un cambio como el que asegura encabezar, pues “no se puede seguir con el mismo régimen caduco, de corrupción y privilegios”.

Por ello, pidió confianza a la ciudadanía, pues durante su gobierno “los vamos a respetar a todos. No soy rencoroso, no es mi fuerte la venganza, vamos a buscar la reconciliación. Se darán cuenta de que el cambio es para el bien de los mexicanos”.

Por otro lado, insistió en que cancelará la Reforma Educativa aprobada durante la administración de Enrique Peña Nieto para iniciar un periodo de diálogo con padres de familia y maestros, tras el cual se presentará un nuevo plan educativo que no tome en cuenta sólo temas laborales.

Finalmente, subrayó que el país creció en un promedio de 2 por ciento en los últimos años, cuando existe el potencial para crecer al doble. “Para lograrlo, que termine la crisis de seguridad y violencia, necesitamos la unidad de los mexicanos, para eso estoy, para buscar la reconciliación, la unidad para sacar a México del atolladero”.

Nos vamos a entender con Estados y municipios sin autoritarismos

Dijo que se conducirá con apego a la ley durante su administración y evitará el autoritarismo, pese a que se perfila para gobernar con mayoría en el Congreso de la Unión.

En entrevista para Despierta, pidió confianza a los ciudadanos que no votaron por él pues “no soy un dictador: soy un demócrata” y pretende “construir una verdadera democracia, no una dictadura”.

“Vamos a respetar las libertades de todos los mexicanos, no vamos a quitar el derecho a disentir. Queremos la diversidad, la pluralidad, el que podamos disentir en un ambiente de libertades. Vamos a garantizar la libertar de crítica, la libertad religiosa y, en un marco de libertad, vamos a hacer valer la justicia”.

En este sentido, se dijo emocionado por la victoria conseguida y listo para gobernar el país con una buena representación en las cámaras, una situación que, subrayó, no significará un viraje hacia el autoritarismo.

“Tengo ideales, tengo principios. No lucho por cargos (y esto) no es una lucha del poder por el poder, no es la ambición por el dinero, no es la parafernalia del poder. Estoy consciente de mi responsabilidad histórica y el poder se convierte en virtud cuando se pone en servicio de los demás”

“Estoy muy anclado y no me voy a marear; voy a estar con los pies en la tierra y voy a actuar con humildad a pesar de que tengamos mayoría en el Congreso. No vamos a llevar a cabo una acción en contra del pueblo; voy a ser respetuoso de la soberanía de los estados y municipios y nos vamos a entender sin autoritarismo”, remató.

Fuente: POR ESTO!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *