Una mujer de 32 años y residente de Royal Palm Beach, al norte de Miami, fue acusada de arrancarle los ojos a su madre en un feroz ataque presuntamente relacionado con el consumo de drogas, según un informe de la Oficina del Alguacil del Condado de Palm Beach. Camile Balla llamó a un compañero de trabajo para pedirle que fuera a su casa porque creía haber matado a su madre y este avisó a la Policía. Cuando los agentes llegaron, se encontraron a Balla fuera de la casa y cubierta de sangre. Ella les dijo: “Maté a mi madre, necesito ayuda”. La Policía entró en la casa y en el garaje encontró muerta a Francisca Monteiro-Balla, de 55 años. A la mujer, que tenía el cuerpo totalmente lacerado, le faltaban los globos oculares, que fueron hallados en una caja de cartón que había cerca del cuerpo.

Fuente: POR ESTO!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *