img_1448532844_c8fc6b5310ae14ae122fChetumal, Q. Roo.- Al vencer el término constitucional de las 48 horas y llegar a un acuerdo con los deudos de Rogelio Sarabia Díaz mediante la intervención del área de Justicia Alternativa, el suboficial Martín González Calles, responsable de su muerte, quedó libre este día.

De acuerdo con la información recabada en la Procuraduría General de Justicia por el caso del cabo de galera asesinado a balazos en la localidad de Allende, perteneciente al municipio de Othón P. Blanco, este día se realizó una audiencia en el área de Justicia Alternativa entre la familia de Rogelio Sarabia Díaz y el imputado suboficial de la PEP Martín González Calles.

Se informó que mediante el diálogo, que es una de las características del área de Justicia Alternativa en el Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio, el uniformado se comprometió a pagar los daños ocasionados de manera accidental durante su servicio en el que lamentablemente falleció el jornalero oaxaqueño.

De esta manera, después de firmar las actas correspondientes, el uniformado fue dejado en libertad para incorporarse a sus labores, aunque la Secretaría de Seguridad Pública no informó si continuará al mando de la partida de la Policía Rural en la localidad de Sabidos.

Como se recordará, el domingo 22 de noviembre a eso de las 22:00 horas, policías adscritos a la Policía Rural en Sabidos acudieron a la localidad de Allende al ser informados a través del número de emergencias 066 que en las galeras del pueblo se registraba una riña.

img_1448532853_9e21e188b4ef9f985b90Al arribar al sitio, supuestamente fueron agredidos por los rijosos, y cuando el cabo de galera Rogelio Sarabia Díaz estaba parado frente a su cuarto recibió un primer impacto de bala, y posteriormente otro a unos centímetros del primero en la pierna izquierda, pero no se detuvo y se dirigió a donde estaba González Calles.

Según se pudo determinar en la mecánica de los hechos, con base a testimonios y trabajo de campo, que el policía y el jornalero forcejearon con la intención de arrebatarle su arma larga, pero durante este intercambio de fuerzas, el cabo de galera cayó al suelo y fue cuando el arma larga se accionó y Sarabia Díaz recibió un disparo a quemarropa, pero de manera accidental.

Debido al arma, calibre y la corta distancia, el impacto le destrozó los tejidos entre ellos la arteria femoral y poplítea que provocó una hemorragia aguda y por consecuente sobrevino un trauma vascular.

Lo anterior originó que ante el consumo previo de alcohol surgiera una hemorragia abundante, y el humilde jornalero falleció a consecuencia de un shock hemorrágico secundario a heridas por arma de fuego penetrantes a miembro pélvico izquierdo.

El jornalero presentó 5 heridas por proyectil de arma de fuego, 3 de entrada y dos de salida en cara anterior de muslo izquierdo.

Fuente: POR ESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *