Más allá de los clásicos, seleccionamos obras fundamentales para todos los públicos.

Todo el mundo habla de la necesidad de leer los clásicos. Y es cierto, quien no se haya adentrado en la lectura de La Divina Comedia, El Quijote, Hamlet o Guerra y paz se está perdiendo una parte fundamental de historia de la literatura. Libros que siempre estarán esperando ahí, listos para descubrir al lector nuevos mundos. Pero fuera de ese canon, de los clásicos, también hay un buen puñado de libros que todo el mundo debería leer alguna vez en la vida. Hoy en Librotea hemos preparado una estantería con títulos imprescindibles, obras que prometen horas de diversión.

Demasiada felicidad, de Alice Munro, es uno de esos libros que transforman al lector. A la escritora canadiense, una de las grandes cuentistas vivas, le avala el Nobel de Literatura. Galardón que también ha obtenido recientemente Patrick Modiano, el gran retratista de París, universo literario que aparece concentrado en las páginas de En el café de la juventud perdida. Más conocidos pero no por ellos menos imprescindibles son El coronel no tiene quien le escriba, de Gabriel García Márquez, y La ciudad y los perros, de Mario Vargas Llosa. Todo lector debería darse la oportunidad de disfrutar de Amsterdam, de Ian McEwan, y de perderse en las páginas de Desgracia, de Coetzee. De asombrarse con Los diarios de Emilio Renzi, de Ricardo Piglia, y de alucinar con la prosa de Amelie Nothomb en Metafísica de los tubos.

La mejor lectura de la sociedad estadounidense actual la hizo Philip Roth hace un par de décadas, La Conjura contra América no ha hecho más que ganar vigencia. Apegos feroces, de Vivian Gornick, es otro de esos libros que no para de crecer conforme avanza el tiempo desde su publicación. La literatura española también está presente en esta selección, Nubosidad variable, de Carmen Martín Gaite, es una lectura obligada. Y El balcón en invierno, de Luis Landero, recoge la memoria de la historia reciente de nuestro país.

Estantería

El coronel no tiene quien le escriba - Gabriel García Márquez    En el café de la juventud perdida - Patrick Modiano    La ciudad y los perros - Mario Vargas Llosa

Demasiada felicidad - Alice Munro  Amsterdam - Ian McEwan  Desgracia - J. M. Coetzee

La conjura contra América - Philip Roth  Apegos feroces - Vivian Gornick  Los diarios de Emilio Renzi - Ricardo Piglia

Metafísica de los tubos - Amélie Nothomb  El balcón en invierno - Luis Landero  Léxico familiar - Ginzburg, Natalia

Nubosidad variable - Carmen Martín Gaite  El grito silencioso - Kenzaburo Oé  Una historia de amor y oscuridad - Amos Oz

Fuente: ELPAIS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.