A finales del próximo año, la norma 035 sobre factores de riesgo psicosocial en el trabajo obligará a las empresas mexicanas a evitar los agentes de riesgo que dañan la salud emocional de sus colaboradores. Factores psicosociales como sobrecarga de trabajo, largas jornadas o un mala relación con los compañeros pueden causar enfermedades como estrés

En octubre de 2019 entrará en vigor la norma NOM-035-STPS-2018 sobre factores de riesgo psicosocial en el trabajo. En esta fecha, las empresas mexicanas tendrán que tener identificados los agentes de riesgo psicosocial que afectan la salud mental de los colaboradores. La normativa también obligará a las organizaciones a prevenirlos.

Jorge Mérida, director de Bienestar Emocional en el Trabajo de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, explica que las empresas tienen que actualizar sus políticas de seguridad y salud en el trabajo y después tendrán que identificar cuáles son los factores de riesgo e implementar medidas para eliminarlos. “La presencia de factores de riesgo psicosociales es un indicador de que hay algo mal en la empresa”, afirma.

Este diagnóstico no sólo permitirá a las empresas identificar los agentes que dañan la salud mental de sus colaboradores; también les dará información estratégica que les permitirá encontrar respuestas a preguntas como: “¿Por qué los trabajadores se ausentan? ¿Por qué no se están cumpliendo las metas? ¿Por qué hay alta rotación? Son preguntas que en muchas ocasiones se responden si se conocen los factores de riesgo psicosocial”.

“Otra obligación que van a adquirir las empresas es identificar a los empleados que han estado intensamente expuestos a factores de riesgo psicosocial y valorarlos clínicamente para saber si hay un daño en la salud. También tendrán que ubicar a los colaboradores que han tenido eventos traumáticos severos en el trabajo. Por ejemplo, un accidente”, enfatiza Mérida.

¿Por qué deben interesarse las empresas?

Cuando un colaborador no está bien de salud , su productividad baja. Las organizaciones tienen que ser las primeras interesadas en prevenir los factores de riesgo psicosocial, puntualiza Adalberto Maldonado, CEO de BMSA Group, empresa especializada en programas de salud y bienestar para compañías.

Todas las organizaciones se han preocupado por capacitar a su personal en competencias técnicas y blandas, pero pocas le dan importancia a los agentes que pueden dañar la salud de los trabajadores. Las empresas no deben confundir este tema con proteccionismo al trabajador porque la salud es una necesidad para cualquier persona, afirma Maldonado.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social clasifica a los factores de riesgo psicosocial en el trabajo en cuatro categorías: organización, contenido, relaciones y condiciones.

La sobrecarga de trabajo o la falta de herramientas adecuadas son agentes de riesgo relacionados con la organización del trabajo. Contenido se refiere a situaciones en las que el trabajador, por ejemplo, tiene que lidiar con clientes que lo maltratan, como un operador telefónico o poner en riesgo su vida como un custodio de valores. En la categoría de relaciones hace referencia al vínculo con los compañeros. Los términos del contrato son un factor de condiciones.

Jornadas excesivas

Las largas jornadas de trabajo también son un factor de riesgo. De los miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), México es el país donde más horas trabaja una persona al año, con un promedio de 2,257 horas, por arriba de la media internacional de 1,759. “Las personas en México trabajan jornadas extensas e incluso horas extras que algunas veces son pagadas y en otras ocasiones no”, comenta el director de Bienestar Emocional en el Trabajo de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

A estas horas en el trabajo hay que sumar el tiempo de traslado. De acuerdo a la última Encuesta de Origen y Destino del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) el 58.1 por ciento de los viajes para ir al trabajo duran de 30 minutos a 2 horas.

No sólo los factores de riesgo psicosocial influyen en la salud del trabajador, también el estilo de vida de las personas impacta en su bienestar físico y emocional.

Los mexicanos tienen poco tiempo en el día para actividades personales básicas como dormir, comer, socializar o hacer ejercicio. En México, de las 24 horas del día, en promedio una persona invierte 12.7 horas en ellas, mientras que en Francia tienen hasta 16.4 horas y en Brasil 14.4 horas, puntualiza Mérida.

“Con esta información podríamos considerar que la ausencia de un estilo de vida saludable no es por falta de voluntad, sino por falta de tiempo. En 12.7 horas se les pide a las personas que duerman 8 horas, hagan una hora de ejercicio, coman con calma y socialicen. Es muy poco tiempo para hacer todo esto”.

Las empresas no deben esperar a que haya una reforma constitucional reducir las jornadas laborales. Si la cantidad de horas de trabajo afectan a sus colaboradores, deben modificarlos para evitar daños a la salud, señala.

Tema nuevo en México, pero no en el mundo

Los factores de riesgo psicosocial en el trabajo no son un tema nuevo en el mundo. En 1984 la Organización Internacional del Trabajo (OIT) publicó el documento Los Factores Psicosociales en el Trabajo: Reconocimiento y Control¸ en el que señalaba que estos agentes se tenían que atender con la misma importancia que otros aspectos que ponen en riesgo la salud como la iluminación, el ruido o las vibraciones. La norma 035 pretende disminuir esta brecha de más de 30 años entre México y el mundo.

Las empresas trasnacionales suelen atender los factores psicosociales en mucho mayor medida que las mexicanas. Sin embargo, existe interés de algunas empresas locales por prevenir estos agentes de riesgo, reconoce Adalberto Maldonado de BMSA Group

Lo más complicado ha sido que las empresas acepten que estos temas también son su responsabilidad. Es difícil lograr que se conforme un comité de trabajo al interior de la compañía para que atiendan estos riesgos psicosociales, comenta Jorge Mérida.

Maldonado coincide en ese punto: es un reto lograr la participación de los líderes de las organizaciones para diseñar los programas de bienestar. Pero también es un desafío que los propios colaboradores participen en los programas.

BMSA Group atiende con programas de salud y bienestar a 350 mil colaboradores de 40 empresas, de las cuales la mitad son mexicanas. En su experiencia, es en los puestos operativos donde existen más agentes de riesgo psicosocial.

El indicador Dalys, elaborado por científicos de la Universidad de Washington, es la suma de los días que alguien vivió con una enfermedad más los días que no vivió si murió antes de los 75 años. En México, las enfermedades mentales ocupan el primer lugar en este indicador en el caso de las mujeres y el segundo lugar más alto en de los hombres.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social implementó el Programa Nacional de Bienestar Emocional y Desarrollo Humano en el Trabajo (Pronabet) en el que participan alrededor de 50 empresas. El programa busca orientar a las empresas para el cumplimiento de la norma 035. “En el mercado no hay muchas consultoras que dominen el tema de factores de riesgos psicosocial”.

El director de Bienestar Emocional en el Trabajo considera que la próxima administración tiene que darle continuidad al Pronabet para tener un modelo mexicano de atención a riesgos psicosociales en el trabajo basado en fomentar el bienestar emocional, gestionar los factores psicosociales, eliminar los estigmas hacia los trastornos mentales, promocionar del desarrollo humano y crear buenos ambientes de trabajo.

Fuente: eleconomista

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *