1_rapidosXul-Ha, Othon P Blanco.- Una maravilla de la naturaleza conocida como Los Rápidos de la Laguna de Bacalar se encuentra amenazada, debido a la actividad de lanchas, motos acuáticas y kayaks que golpean y afectan los estromatolitos que enmarcan sus orillas.
Es un sitio inigualable de agua cristalina con tonalidades azules ubicado al norte del poblado de Xul-Ha, muy cerca de los límites entre los municipios de Othón P. Blanco y Bacalar, y también es uno de los pocos lugares en el mundo donde existen estromatolitos, que son piedras prehistorias, fósiles que se pueden admirar sin tener que realizar excavaciones.
Por ello, ante el impacto ambiental de las actividades náuticas, la Capitanía de Puerto de Chetumal y la Administración Portuaria Integral de Quintana Roo han prohibido por segunda temporada vacacional consecutiva el paso a las embarcaciones por Los Rápidos, y se ha hecho un llamado de atención a los prestadores de servicios turísticos a que no presten el servicio de motos acuáticas o kayaks; pero la falta de vigilancia permite que particulares violen esta restricción.
La medida toma en consideración un estudio técnico realizado por el Laboratorio de Ecología Bacteriana del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que señala que el incremento en las actividades náuticas en las zonas cercanas a las orillas ha llevado a un deterioro acelerado de los estromatolitos y de la salud de la laguna.
Maravilla poco desconocida
Los Rápidos es un sitio paradisiaco formado por canales de baja profundidad que conectan las Lagunas de Bacalar y Xul-Ha, en medio de vegetación como manglares que hacen de este paso un escenario natural inigualable.
Se les llama Rápidos porque en el canal principal el agua tiene corriente, pero no con una fuerza como para poner en riesgo a los bañistas, quienes gustan de nadar y esnorquelear en esta zona.
Además todo este canal de aguas cristalinas cuenta con barreras de estromatolitos a sus orillas, los cuales son fundamentales para la salud de todo el sistema lagunar, incluso para las tonalidades azules de la Laguna de Bacalar, que por eso es conocida como Laguna de los Siete Colores.
No obstante, a causa de la falta de señalamientos y de vigilancia siguen circulando motos acuáticas y kayaks de particulares que vacacionan en Bacalar, que impactan este ecosistema, lo cual fue constatado por la lente de este medio informativo en un recorrido por esta maravilla escondida del sur de Quintana Roo.
Existen algunos negocios turísticos asentados en el área de Los Rápidos, que están siendo demandados por visitantes que llegaron a Bacalar y sus alrededores para disfrutar de las vacaciones de verano.
Para muchos habitantes de Xul-Ha este lugar ha sido menospreciado por la Secretaría Estatal de Turismo, siendo que no se promueve para su desarrollo y por ello muy pocas personas saben de su existencia.
Los estromatolitos
Además del espectacular sistema lagunar y de canales, en Los Rápidos el ecosistema guarda otro tesoro natural de importancia mundial: Los estromatolitos, que son la evidencia más antigua de vida en la tierra.
En la prehistoria, gran parte de la Tierra estaba cubierta por estromatolitos cuya intensa actividad de producción de oxígeno dio como resultado la posibilidad de convertir este planeta, habitado en aquel entonces sólo por las bacterias, en un medio ambiente adecuado para la vida.
Por esto los estromatolitos son de gran interés para la comunidad científica y son catalogadas como piedras vivientes.
Quien se ha bañado en las aguas cristalinas de la laguna de Siete Colores, sin duda vio los estromatolitos, piedras de formas extrañas y caprichosas, sin darse cuenta de que en realidad nada entre seres vivos estudiados e investigados en importantes centros de investigación como la NASA o el Instituto Smithsonian de Estados Unidos.
Los estromatolitos son estructuras sedimentarias estratificadas que se han formado durante millones de años, aunque los que se encuentran en Bacalar son más “jóvenes”, puesto que tienen edades comprendidas entre 7 y 10 mil años.
Los estromatolitos son el producto de la sedimentación de las células muertas de las cianobacterias, que se consideran las formas de vida más primitivas de la Tierra, que liberan oxígeno en la atmosfera después de absorber dióxido de carbono y, transformándolo en carbonato de calcio.
Estas estructuras han logrado establecer nuevos ecosistemas, y se pueden considerar como los antepasados de los arrecifes, permitiendo el desarrollo y la proliferación de nuevas especies a través de millones de años.
En la actualidad hay pocos sitios donde se encuentran y se forman estromatolitos, como Australia, las Bahamas, el Mar Muerto en Palestina, el Golfo Pérsico, Chile y México.
En México sólo se encuentran en Coahuila, en la laguna de Cuatrociénegas, y en Quintana Roo en la laguna de Bacalar, y recientemente se han encontrado en la laguna de Chinchancanab, del municipio de José María Morelos.
Actividades náuticas
amenazan este sitio
Aunque la Laguna Bacalar sostiene el mayor crecimiento de estromatolitos de agua dulce a nivel mundial, estas “rocas vivientes” están siendo amenazadas por las actividades náuticas.
De acuerdo con los estudios realizados recientemente, las actividades náuticas, como los paseos en lanchas, han provocado que no exista crecimiento nuevo en los estromatolitos de canal de Los Rápidos.
Uno de los deterioros es el físico, pues las lanchas usan los estromatolitos para anclar. Los kayaks y lanchas son empujados por la corriente, orillando los estromatolitos, ocasionando golpes en las estructuras que han causado heridas que desprenden los primeros centímetros en donde están las comunidades que forman las estructuras.
Este deterioro se controla al restringir la navegación en lugares estrechos, como es precisamente el canal de Los Rápidos.
Una alternativa sugerida en el estudio de la doctora Luisa I. Falcón, del Laboratorio de Ecología Bacteriana de la UNAM, es colocar un muelle flotante antes del canal, y construir un paso elevado sobre el manglar, cuidando librar la altura del nivel del agua, con el posterior descenso de los nadadores que flotan por el canal usando chalecos salvavidas.
Igualmente, considera es imprescindible que los nadadores no se sostengan de los estromatolitos, evitando a toda costa su deterioro.
Sin embargo, hasta el momento la única medida tomada es la prohibición de la navegación, pero no existe vigilancia para hacerla cumplir.

POR ESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *