La CGT alega que muchas personas se acercaron para pedirle ayuda y se les cumplió

Decenas de turistas y fieles peregrinan a diario hasta la tumba de Eva Perón, Evita, en el cementerio de Recoleta, en Buenos Aires. La mayoría le saca fotografías, pero hay también quienes besan su nombre, rezan frente a ella en silencio y le escriben peticiones en papeles que dejan entre las rejas negras de la bóveda familiar de los Duarte. Son algunos de los que consideran a Evita una santa popular por su abnegada entrega a los pobres y la creen capaz de hacer milagros. Poco después de su muerte, en 1952, el sindicato de los canillitas (quiosqueros) pidió al Vaticano la apertura del proceso de canonización, una demanda que fue rechazada. En el centenario de su nacimiento, la Confederación General del Trabajo (CGT), la mayor central obrera de Argentina, ha anunciado que volverá a intentarlo.

“Se va a pedir el trámite de beatificación”, avanzó el martes Héctor Daer, dirigente de la CGT. “Hay muchísima gente, gente grande, contemporáneos a Eva, que le han pedido cosas y que han sentido que esas cosas devienen de ahí”, argumentó el gremialista en diálogo con radio La Red. Daer subrayó que la figura de la segunda mujer del expresidente argentino Juan Domingo Perón “es un símbolo para un sector más que importante de la sociedad argentina y por eso uno la rescata de esta manera”. El cadáver de Evita permaneció tres años en la CGT hasta que fue robado en 1955, tras el golpe de Estado que derrocó a Perón, y permaneció 14 años desaparecido.

Para declarar a una persona beata, el paso previo a la santificación, se debe probar que los fieles piden favores a Dios a través de ella y la realización de un milagro. Como Eva Perón murió en Buenos Aires, el pedido tiene que hacerse ante el arzobispado de la capital argentina, hoy encabezado por el cardenal Mario Poli. De aceptarlo, comenzaría en Argentina el estudio de su candidatura, que incluye el análisis de sus escritos, discursos y la declaración de testimonios. El caso pasa a la la Santa Sede sólo en el caso de que toda esa evaluación previa resulte satisfactoria. Una vez allí, la Congregación para las Causas de los Santos es la responsable de un segundo análisis de su vida y obra.

Daer señaló que hay una comisión de jóvenes que trabaja en la recolección de información para presentar ante el arzobispado de Buenos Aires. Sin embargo, desde la Iglesia católica creen que este nuevo intento de beatificación tampoco prosperará. Según fuentes eclesiásticas citadas por Clarín, el trabajo de Eva Perón a favor de los más necesitados no es motivo suficiente, ya que debería haber ido acompañado de una práctica religiosa y de una ortodoxia doctrinal.

Fuente: ELPAIS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.