1437143381_736171_1437144048_sumario_normalDiego Maradona sigue denunciando que le roban. El año pasado dijo que le habían desaparecido 18 millones de euros y logró que detuvieran por unas horas en Argentina a su novia, Rocío Oliva, por supuesto hurto de efectivo, relojes, un ordenador, móviles y joyas. Ahora el exastro del fútbol mundial ha encargado una auditoría internacional en la que descubrió que en realidad le faltan 7,5 millones, apunta contra todos y, para empezar, contra su exesposa, Claudia Villafañe. El actual embajador deportivo de Emiratos Árabes y Villafañe comparecerán el próximo martes ante los tribunales de Buenos Aires por una demanda civil que él inició por daño y perjuicios, según publicó el porteño Diario Popular.

El abogado de Maradona no ha descartado que también presente una denuncia penal contra quienes le hayan robado. Sostiene que se desviaron fondos de sus cuentas y propiedades en Argentina y en el extranjero. Villafañe, la única mujer con la que se casó Maradona y con la que tuvo dos de sus cinco hijos, Dalma y Giannina, será la primera de las citadas ante la justicia para aclarar el asunto.

Ya en junio pasado, Maradona cargó contra su exesposa y madre de sus hijas predilectas. Lo hizo en una conversación televisiva con el candidato kirchnerista a alcalde de Buenos Aires, Mariano Recalde, que había aparecido en anuncios publicitarios recorriendo barrios de chabolas con ella: “Ojalá te vaya de puta madre, pero Claudia está de más en tu publicidad. Ella tiene ropa y joyas por 3 millones de dólares. Tenés que buscar gente que la esté luchando y con eso te van a creer”. Recalde quedó tercero en los comicios.

En medio de la polémica entre sus padres se metió Dalma Maradona, que es actriz y está representando La casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca, en un teatro de Buenos Aires. “Soy la primera en decir que mi mamá es la persona más honesta del mundo. Me parece que mi papá está muy mal asesorado y rodeado de gente que no es buena”, contó Dalma, de 28 años, en la emisora radial porteña La Once Diez. “Hay gente que con esto está esperando que yo hable mal de mi papá y no va a ser así, aunque ahora me está costando hablar con él, hay demasiados filtros, él no maneja los teléfonos y cuando llamo siempre está durmiendo”, añadió esta licenciada en Actuación del prestigioso instituto IUNA, la primera graduada universitaria de la familia.

Las acusaciones de robo de Maradona, de 54 años, contra su novia actual, de 25, se han calmado. Ocurrieron justo durante una de las tantas interrupciones de la relación. Claro que en los últimos días Oliva ha debido negar nuevos rumores de separación, días después de que el campeón mundial de México 1986 y exjugador del Barcelona, el Sevilla, el Napoli y el Boca Juniors visitara a su pequeño hijo Diego Fernando, de dos años, fruto de su anterior vínculo con otra mujer, Verónica Ojeda.

EL PAIS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *