La zona centro de la ciudad de Cancún quedó nuevamente marcada por el crimen organizado, pues a 48 horas del enfrentamiento a balazos ocurrido entre sicarios y elementos de seguridad en plena avenida Tulum, el temor aún prevalece entre la gente del lugar que considera que las cosas podrían ponerse peor de un momento a otro.

Los locatarios de los mercados de artesanías aún viven aterrados y aunque se rehúsan a hablar de forma directa con la prensa en torno a los hechos, únicamente refieren que la balacera del jueves marcó fuertemente el centro de la ciudad.

“Creí que estaban grabando en Cancún un capítulo de la narco-serie El Señor de los Cielos”, dijo de forma incrédula y entre risas, un vendedor de tours que inmediatamente recompuso su comentario afirmando que “gracias a Dios las cosas no pasaron a mayor”.

Durante un recorrido por todo el andador de la avenida Tulum de ambos carriles, el comentario de la gente sigue siendo el tema de la balacera del jueves y muchos de los comentarios se puntualizan a la zona donde exactamente se dio el enfrentamiento entre sicarios y elementos de seguridad.

En el camellón, donde exactamente detuvo su marcha la camioneta Gran Cherokee, aún prevalecen los impactos de las balas, algunas de ellas incluso en los troncos de los árboles y sobre todo, diversos pedazos de cristal de ese vehículo, cuyo grosor confirma que era una unidad blindada, pero su protección tal vez ya se encontraba caducada o de plano, no soportó los potentes disparos de las armas del personal de la Secretaría de Marina, que a decir de taxistas de la tienda Chedraui, fueron los que más dispararon el día del enfrentamiento.

Un voceador de periódicos y revistas que está a unos metros del punto donde cayó el sobrino que a la vez fungía como contador de la organización delictiva que lidera Doña Lety, dijo que si bien él no estuvo porque su labor termina a las dos o tres de la tarde, agradeció a Dios que esto ocurrió más tarde porque “tal vez ya no estuviera yo aquí porque todo ocurrió a unos pasos de mi puesto”.
Lo cierto, es que el temor aún prevale en la zona centro que ha quedado marcada con la huella clara del crimen organizado que busca apoderarse de la plaza de Cancún de una manera como ya lo hizo en Veracruz e incluso, Acapulco.

Y es que, han sido varios los hechos registrados en la zona centro y sus alrededores, como los ocurridos el 21 de marzo donde se dio el ataque incendiario al restaurante Los de Pescado de la Yaxchilán y Labná, así como los balazos al negocio de alimentos Buzos, localizado sobre la misma Tulum.

Días antes, el 14 de marzo se registró la ejecución del policía Pablo Eliseo Uc frente a Plaza Solare durante la madrugada y en la tarde, el atentado en contra de la comandante Rosa Elena Ramón alias “Tornado” y su escolta ocurrido frente a la oficina de la subdelegación del IMSS.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *