Kantunilkin, Quintana Roo.- La cabecera municipal quedó bajo el agua, el 70 por ciento de la localidad registró inundaciones, las mismas que el huracán Wilma y las lluvias del 2013 habían inundado y obligado a las familias a dejar sus hogares, para mudarse con familiares y amigos, pero en esta ocasión fueron más de 18 horas de torrenciales aguaceros los que causaron las severas afectaciones.

Esta es la tercera ocasión que la cabecera municipal queda bajo el agua en un 70 por ciento, la primera fue con el paso del huracán Wilma en el 2005, donde se detectaron al menos 9 puntos críticos en la cabecera municipal, propensas a inundación.

La segunda ocasión fue en el 2013, en septiembre, con lluvias atípicas que también ocasionaron inundaciones y provocaron la evacuación de dichas zonas, sin embargo, esas inundaciones tardaron semanas en secarse.

Ayer, el sistema de inestabilidad dejó al menos 18 horas de intensas lluvias que provocaron en cuestión de horas esas inundaciones en los 9 puntos críticos, donde se realizaron evacuaciones, como se menciona en nota aparte.

Puntos como la calle Emiliano Zapata, en la zona del restaurante La Normita y calles aledañas, donde el agua alcanzó los 60 centímetros y en algunos casos hasta el metro de altura como en la calle Venancio Tec en la colonia Expo.

En calles como la Rafael Melgar, la 5 de febrero, la Emiliano Zapata, la Guadalupe Victoria, Reforma Agraria, entre otras, los vecinos atravesaron vehículos y camionetas para impedir la circulación vehicular, por lo profundo del agua y para evitar que con el paso de los vehículos estas aguas se adentraran a sus domicilios.

Las lluvias estuvieron hasta las 4 de la tarde, cuando ya se calmaron y sólo quedaron los negros nubarrones que amenazaban con dejar caer más lluvias, pero hasta el cierre de edición se mantenía el clima únicamente nublado.

Luego de que las lluvias se calmaron, el agua acumulada en las calles y en los terrenos comenzaron a bajar de nivel rápidamente, en algunas zonas era un poco más lento, pero ya habían disminuido considerablemente, que en unos días más ya se habría secado, si no hay más precipitaciones pluviales.

En algunas zonas de la cabecera se podía observar como pequeñas fuentes brotando en medio de los charcos, que varios habitantes señalaban que las venas de agua se habían llenado y ya el agua brotaba de la tierra, en otros casos era que la tierra tenía parte huecas y las burbujas que se formaban era por la filtración que hacían.

Fuente: POR ESTO!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *