El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, puede generar muchas complicaciones

En México, el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) puede afectar hasta 8 por ciento de la población entre 5 y 16 años, es decir, cerca de 2.5 millones de niños y adolescentes viven con este padecimiento, que de no ser atendido puede generar no sólo un comportamiento impulsivo y problemas de concentración, también eleva el riesgo para el consumo de drogas, afirmó Juan Carlos Pérez-Castro Vázquez, director general del Proyecto TDAH.

De acuerdo a La Jornada, durante los trabajos del 14 Congreso Internacional sobre esta enfermedad, destacó la importancia de formar a padres y maestros para detectar a los menores con el padecimiento, pero sobre todo para generar los mejores ambientes en casa y en la escuela que permitan atenuar muchos síntomas.

Explicó que la severidad con la que se presenta el trastorno tiene que ver con el entorno del menor. Si va a una escuela donde el profesor es empático, tiene información y trabaja para desarrollar las competencias del estudiante, el efecto del TDAH será menos visible; al igual que si tiene una estructura familiar que le da adecuado acompañamiento, pero si tienes un hogar desestructurado y una escuela que no te ayuda, las manifestaciones del trastorno pueden ser graves.

En las guías clínicas del Hospital Siquiátrico Infantil Dr. Juan N. Navarro se señala que es el padecimiento mental más diagnosticado a los menores de edad. Definido como un trastorno del neurodesarrollo, caracterizado por niveles inapropiados de inatención, desorganización o hiperactividad-impulsividad, puede prolongarse hasta la vida adulta, lo que genera afectaciones sociales, académicas, personales y laborales para quienes lo padecen.

Agrega que en 2017, 22.8 por ciento de los pacientes atendidos por primera vez en el citado nocosomio recibieron dicho diagnóstico. Destaca que 65 por ciento de los casos detectados continuarán con síntomas en su adolescencia y vida adulta, o podrían tener una remisión parcial de sus síntomas.

El TDAH es un padecimiento multifactorial, reconoce Pérez-Castro, aunque el elemento genético tiene mucho peso, porque se estima que hay un factor de heredabilidad de hasta 75 por ciento, es decir, es uno de los padecimientos mentales con mayores posibilidades de transmisión a los hijos.

El trastorno, señaló, presenta, entre otros síntomas, un déficit de control inhibitorio de las emociones, el movimiento, la atención y los impulsos. “Son menores a los que les cuesta mucho trabajo concentrarse y por eso tienen tasas elevadas de fracaso y abandono escolar, por eso es tan importante dar la información correcta a docentes y padres de familia.

Los especialistas señalan que 75 por ciento de los niños con este padecimiento muestra conducta agresiva y desafiante, por lo que si no cuentan con un maestro capacitado en la atención a estos niños se producirá el fracaso escolar, una pérdida de autoestima, pero también de generar conductas que lo lleven a comportamientos más antisociales, indicó Pérez-Castro.

Subrayó que para atender el TDAH es necesario conocer los tratamientos farmacológicos, la sicoterapia y generar espacios adecuados para la atención del menor, pues “presentan riesgo elevado de caer en alguna adicción, principalmente alcohol, tabaco o drogas”.

Fuente: SIPSE

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *