Solo la madre de la duquesa está invitada al bautizo de Archie. “La relación está rota para siempre”, ha dicho un amigo de la esposa del príncipe Enrique.

La relación de Meghan Markle con su padre y sus medio hermanos está rota y al parecer para siempre. Así lo ha declarado al Daily Mail un amigo de la duquesa de Sussex. “La fractura es total. No tiene arreglo”, ha dicho. Markle no puede olvidar la exclusiva que dio su padre días antes de la boda, las fotos robadas que se dejó hacer, la carta que filtró a la prensa dirigida a ella y las entrevistas pagadas que concedió su hermanastra a varias cadenas de televisión de EE UU en las que la criticó duramente. Markle llegó a su boda con la sola compañía de su madre, Doria Ragland, y está dispuesta a seguir así. Por eso la duquesa ha excluido de la lista de invitados al bautizo de su hijo Archie previsto para el próximo sábado a todos ellos y por eso ha decidido que el bebé no se relacione con ellos. Meghan Markle quiere protegerle.

Ha trascendido en los últimos días que Markle no ha vuelto a hablar con su padre desde los días previos a su boda cuando se decidió no contar con él y que fuera el príncipe Carlos quien la acompañara en su camino al altar de la capilla del Castillo de Windsor. Carlos de Inglaterra se ha convertido en una figura importante en la vida de su nuera. A él le pide consejo en cuestiones familiares y en cómo encauzar su vida en la casa real británica. El príncipe sabe como nadie que es vivir siendo objeto del escrutinio general. Él lo fue cuando se divorció de Diana y cuando salió a la luz su relación con Camilla.

Markle, sin embargo, es fiel a sus amigos, con los que ha formado su propia familia. En ese grupo está por ejemplo la tenista Serena Williams, quien se baraja como una de las posibles madrinas del pequeño Archie. Williams está en Londres por el torneo de tenis de Wimbledon, aunque ha sido ya eliminada. A él también pertenece la estilista y wedding planner Jessica Mulroney que fue la encargada de organizar el babyshower de la duquesa. Una persona tan cercana a ella que estuvo presente en la primera aparición pública de Enrique y Meghan, en los Juegos Invictus en Canadá. Además de amiga de Meghan, Jessica ha sido su asesora estilística en multitud de ocasiones; la ayudó a elegir el vestido de novia que llevó durante un capítulo de Suits y también con prendas para sus primeras citas con la familia real británica. En el grupo de amigas está también Amal Clooney que se ha convertido en consejera y defensora, y la diseñadora Misha Nonoo a quien los medios británicos sitúan como la persona que presentó a Markle al príncipe Enrique.

Sin embargo, al bautizo no están todas convocadas. Los duques de Sussex han anunciado que se tratará de una ceremonia muy íntima a la que solo asistirán 25 personas. Entre ellas no estará la reina Isabel ya que adquirió un compromiso previo antes de conocer la fecha de la ceremonia. El oficio religioso se llevará a cabo en la capilla privada de la reina en el interior del castillo, no en St George’s Capilla, donde se casaron el príncipe Enrique y Meghan Markle en junio de 2018. Fuentes cercanas a la pareja señalaron que el bautizo de Archie, que es el séptimo en la fila del trono, será una “pequeña, muy íntima, ocasión familiar” e hicieron hincapié en que, dado que el lugar, no está abierto al público y que se encuentra dentro del “santuario interior” del Castillo de Windsor, sería imposible convertirlo en un evento público.

Fuente: ELPAIS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.