Reforzar el suelo pélvico mejora la incontinencia urinaria, el estreñimiento y el sexo.

«Un suelo pélvico que funcione bien puede hacernos alcanzar orgasmos más intensos, una mejor lubricación, sensibilidad y una excitación mayor,» según explica Raquel López, autora junto a Elisa García de «Tu suelo pélvico», una guía para saber más sobre «ese gran desconocido» y para descubrir cómo cuidarlo durante toda la vida.

Aclaremos, eso sí, que la función sexual es compleja y deben intervenir muchos profesionales de la salud en caso de disfunción para garantizar su óptimo funcionamiento, tal como matiza la experta.

Lo que ocurre con el suelo pélvico es que durante la excitación, se produce la lubricación y la erección de los órganos genitales. «Los músculos superficiales del suelo pélvico se deben contraer para presionar a la vena dorsal del clítoris y mantener su erección. Además, esta contracción muscular aumenta la circulación sanguínea en la zona y genera una mayor irrigación a los genitales. Durante la fase de orgasmo, se producen contracciones rápidas e involuntarias del suelo pélvico», detalla Raquel López, quien añade que se ha demostrado que las mujeres con el suelo pélvico débil no alcanzan orgasmos tan rápidos ni duraderos como las mujeres con el suelo pélvico bien trabajado y cuidado.

Para saber si el suelo pélvico está fuerte y su función es óptima, igual que si hay alguna problemática en la función sexual, se debe acudir al fisioterapeuta experto en suelo pélvico. Pero antes, ¿sabes realmente qué es y dónde está?

¿Dónde está el suelo pélvico? ¿Y el periné?

El suelo pélvico es un conjunto de músculos, ligamentos, tendones, tejido conjuntivo, vasos y nervios que se encuentra en la parte inferior del tronco, es el fondo de la pelvis. Y, aunque el término «suelo» nos lleve a todas a pensar e imaginar una superficie plana, solida e inmóvil, nuestro suelo pélvico es móvil, se adapta a los movimientos del cuerpo, e incluso se podría afirmar que respira.

Y entonces ¿qué es el periné? Este término hace referencia a la zona del cuerpo donde se encuentra el suelo pélvico, pero es un territorio donde, además del conjunto de músculos, ligamentos, tendones y tejido conjuntivo, también se encuentran los orificios de la vagina y la uretra, genitales externos y el ano. Es el territorio comprendido entre las dos piernas, el pubis y el pliegue interglúteo.

Lo que perjudica el suelo pélvico.

Una mala postura puede generar un aumento de la presión abdominal constante, por lo que tenderá a debilitar el periné.

Realizar deportes de impacto de manera rutinaria y prolongada en el tiempo también puede generar debilidad en el suelo pélvico si, tal como propone Raquel López, no se acude al fisioterapeuta experto y no se realizan entrenamientos complementarios que compensen esos aumentos de presión.

Por último, adoptar una mala postura en el baño, pasar mucho tiempo sentado en el wc y apretar constantemente a la hora de defecar también es un factor que puede debilitar el suelo pélvico. Y lo cierto es que se trata de una acción de lo más cotidiana.

Fuente: ABC.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *