Las pruebas médicas confirman la nueva lesión del jugador argentino, que también es duda para medirse al Inter en la Champions

Leo Messi sufre una elongación en el adductor del muslo izquierdo, lesión que sufrió el martes durante el partido disputado ante el Villarreal (2-1) en el Camp Nou. El parte médico facilitado por el club después de las pruebas realizadas este miércoles no especifica el tiempo que el jugador estará de baja –“la evolución marcará su disponibilidad”— aunque se supone que no jugará el sábado en Getafe y se duda que pueda estar recuperado para el encuentro del miércoles contra el Inter en la Liga de Campeones.

El programa “El Golazo de Gol” mostró imágenes de Messi cuando hablaba con el fisioterapeuta Jordi Mesalles mientras le atendía en el césped del Camp Nou. “No me puedo romper, no me puedo romper”, repetía el capitán del Barça. “Cuando le pasa algo a Messi parece que se para todo el mundo”, admitió Ernesto Valverde, técnico del Barcelona, al concluir el duelo frente al Villarreal, un triunfo trabajado aunque con más desconexiones de las permitidas; “ya pasó contra el Sevilla el año pasado cuando se hizo algo en brazo, que todos nos paramos”. Y no le faltaba razón al entrenador azulgrana porque desde la grada se atiende con preocupación a la ristra de pequeñas lesiones que encadena el 10 al inicio de este curso, en el banquillo nadie mueve pieza hasta que Leo no lo pide y sus compañeros son capaces de perder el balón, la posición y hasta la palabra si Messi nota que algo no va bien. Como ocurrió este martes, cuando dejó el terreno de juego a la media parte y ya no volvió.

Existe preocupación por el inicio de temporada de Messi, que todavía no ha podido disputar partido entero alguno. “La pretemporada no ha ayudado para nada, con tanto viaje y tan poco entrenamiento”, se lamentó Gerard Piqué. A Ernesto Valverde también le desagradó tanto avión y tan poco césped –el club debe hacer caja porque se deja casi el 75% en la masa salarial del equipo–. A Messi, sin embargo, tampoco le pudo afectar demasiado porque se lesionó nada más llegar y se ahorró el traslado a Estados Unidos. Así, se rompió parcialmente el sóleo e hizo la recuperación, estropeada un par de semanas más tarde porque se resintió de la lesión.

Volvió para la Champions y disputó media hora frente al Dortmund, tal y como suele hacer Valverde con un jugador importante que necesita minutos. Y cuando parecía que saldría de la partida en el pasado fin de semana contra el Granada, se quedó la primera parte en el banquillo. “Todavía no está para los 90 minutos, le falta un poco de ritmo”, confirmó Ion Aspiazu, segundo de Valverde. Hasta el choque frente al Villarreal, cuando Messi sí posó en la foto inicial. Rápido, participativo y con buen entendimiento con Griezmann, parecía que Leo estaba ya de vuelta. Pero un nuevo pinchazo, esta vez en el aductor, explicó lo contrario y recordó a tiempos pretéritos, cuando se lesionaba de forma continuada al inicio de su carrera. Cambió los hábitos, la alimentación y el trabajo preventivo para convertirse en el futbolista universal que es. Capaz de enmudecer al Camp Nou cuando se tira una mano a la pierna.

Fuente: ELPAIS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.