El Senado elige al magistrado José Luis González Alcántara Carrancá para cubrir la vacante en el Tribunal Constitucional.

Juan Luis González Alcántara es desde este jueves ministro de la Suprema Corte de Justicia de México. Le tomó al Senado dos rondas de votaciones –que incluyó las resistencias de la oposición– para confirmar a este jurista de 69 años en la vacante que dejó el retiro de José Ramón Cossío del tribunal constitucional mexicano. González Alcántara asumirá su cargo por 15 años justo en un momento de tensiones inéditas entre el ejecutivo de Andrés Manuel López Obrador y el poder judicial, quien ha mostrado las reticencias al programa de austeridad de la Administración del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

“Comparto la profunda convicción de que México no debe vivir más en un estado de guerra”, afirmó González Alcántara la mañana de este jueves en el pleno del Senado antes de que su nominación fuera confirmada por 114 de los 127 legisladores. “El derecho penal en nuestra patria se ha convertido en un derecho penal del enemigo. El Estado ya no habla con sus ciudadanos, si no amenaza a sus enemigos. Algo extraño está ocurriendo en el derecho penal y es función de la corte corregirlo”.

El exmagistrado especializado en derecho civil y de familia dibujó un cierto perfil progresista durante la comparecencia de tres horas a la que fue sometido este lunes por los senadores. Cuestionado sobre el aborto dijo que solo corresponde a las mujeres tomar esa decisión. Rechazó también que las fuerzas armadas se encarguen de la seguridad pública, como se ha hecho desde hace más de una década. También criticó duramente la adopción de la prisión preventiva oficiosa, una medida que es severamente repudiada por los defensores de derechos humanos y que ha sido avalada recientemente por el Congreso, de mayoría de Morena, que decidió ampliar el catálogo de delitos que obligan a los jueces a ordenarla de forma automática. González Alcántara cree que vulnera la presunción de inocencia.

Menos afortunadas fueron las declaraciones que dio cuando se le preguntó su opinión sobre el movimiento LGBT. “Yo tengo respeto. Los veo como seres humanos, no los estigmatizo, sino simplemente son personas que tienen sus gustos, como a uno le pueden gustar las gordas, a otros les pueden gustar las jóvenes”, afirmó González Alcántara el lunes ante la comisión de justicia. Hablando sobre la eutanasia dejó de lado los razonamientos jurídicos o éticos y citó a Juan Pablo II.

La oposición criticó la parcialidad de la terna propuesta por López Obrador al Senado hace nueve días. “En los tres casos, no garantiza la objetividad y la independencia que debe de tenerse en el Poder Judicial”, dijo esta mañana Damián Zepeda, del PAN, antes de respaldar a González Alcántara. Las propuestas del ejecutivo para la corte fueron criticadas por parciales, incluso por paneles de expertos independientes. Además del elegido figuraban Loretta Ortiz, militante de Morena, y la juez Celia Maya, quien intentó ser candidata a la Cámara alta por ese mismo partido en los comicios del verano pasado. Los analistas subrayaron la escasa preparación técnica de las nominadas, quienes obtuvieron esta mañana cinco y cero votos, respectivamente.

El nuevo ministro aterrizará en una Suprema Corte, de once ministros, que mantiene un pulso con el poder ejecutivo por la ley de remuneraciones. Hasta el momento, más de 11.000 funcionarios se han amparado en más de 2.000 demandas colectivas para evitar que sus sueldos sean recortados por la normativa que estipula que nadie gane más que el presidente, unos 108.000 pesos mensuales (5.400 dólares). Entre los funcionarios hay 8.000 empleados del poder judicial, 1.500 trabajadores de Petróleos Mexicanos, comisiones reguladoras y la Fiscalía nacional.

El problema escaló cuando un ministro del tribunal, Alberto Pérez Dayán, dio entrada a un juicio de inconstitucionalidad de la ley de remuneraciones. Esto significó la suspensión momentánea de esta norma, hasta que el asunto pueda ser discutido y votado por los ministros. Esta acción ha llevado a varios simpatizantes de Morena a solicitar un juicio político contra Pérez Dayán. El ministro González Alcántara ha prometido “conciliación” en este tema, aunque se reservó su opinión jurídica para el pleno.

La Suprema Corte de Justicia elegirá el próximo dos de enero a un nuevo presidente. Con ello se renueva la cúpula del poder judicial en el país. González Alcántara será clave en esa votación, que pretende determinar el futuro del tribunal constitucional en el actual Gobierno. Si será una corte que ayude a transformar al país en la dirección que López Obrador ha apuntado, o si será una institución que represente un contrapeso importante al poderoso presidente mexicano.

Fuente: ELPAÍS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.