En unos días, el 26 de julio, Mick Jagger cumplirá 76 años de edad y 57 de su primer concierto al frente de los Rolling Stones.

Celebra desde su trono, tan ancho y largo y hondo que cabemos todos, músicos y público: el escenario.

El hijo de un profesor de gimnasia y una vendedora de productos Avon es ahora un referente cultural del mundo.

De Muddy Waters tomó el nombre para su grupo y puso en escena lo que Aguas Lodozas se jactaba:

The gypsy woman told my mother
Before I was born
I got a boy-child’s comin’
He’s gonna be a son-of-a-gun
He’s gonna make pretty women’s
Jump and shout

Hizo su propio blues así:

I was born in a cross-fire hurricane
An I howled at the morning driving rain
But it’s all right now, in fact, it’s a gas
But it’s all right, I’m Jumpin’Jack Flash
yes yes yes

El biógrafo de todos tan temido, el que desnudó a John Lennon y a PaulMcCartney en voluminosas biografías no autorizadas pero que los protagonistas finalmente aprobaron por exactas, definió así al biografiado en turno y sin autorización, pero con autoridad decausa, pues investigó a concienciael caso:

Mick Jagger, dice Philip Norman, ejerce ‘‘un poder inquietantemente físico”.

En diciembre de 2016, a los 73 años, fue padre por octava vez, desposado con Melanie Hamrick, 43 años menor que él.

Ahora tiene una nueva relación, esta vez con la modelo rusa Masha Rodenko, de 31 años de edad.

Ocho hijos con cinco mujeres diferentes, cinco nietos y una bisnieta, Assisi.

Su primera esposa se llama Bianca Pérez-Mora Macías, desde 1971 conocida como Bianca Jagger. Siguió Jerry Hall, en 1990. Después L’Wren Scott en 2001, quien se suicidó en 2014: la encontraron colgada por el cuello de una bufanda en su departamento de Nueva York; tres meses después de eso, Mick se casó con la mencionada Melanie Hamrick, bailarina de ballet.

El padre de Mick Jagger, el profesor de gimnasia Basil ‘‘Joe” Jagger, murió plácidamente a los 93 años.

La longevidad es cosa común en los Rolling Stones; juntos suman 303 años.

Hace mucho que en los corrillos roqueros dejó de circular la especie legendaria de que a los Rolling Stones los sometían periódicamente a transfusiones totales sanguíneas. También hace un buen que fuera común entre los de edad y mente escasa decir que los Stones eran viejitos, ‘‘ruqueros”.

Data de los sesenta la consigna de que era mejor morir joven que cumplir 30 años.

Se ha ido asentando la evidencia de que el tipo de música que ejecutan pertenece a longevos naturales: el blues; de manera semejante que los grandes pianistas son mejores conforme avanzan en edad.

De manera que resulta natural, el dato logístico de que así como para sus giras dispongan de los mejores hoteles, el más exquisito catering, las más finas atenciones, cuenten con un equipo médico especializado (sí, el término correcto es: geriátrico, ¿algún problema?), elemento, además, presente aun en las giras de grupos de menores de edad y músicos de cualquier edad. Así es que, tranquilos todos.

Lo que no resulta ‘‘normal” y despierta el asombro aun entre sus compañeros, al punto que Ron Wood llama desde entonces ‘‘Superhuman” a su compañero de grupo Mick Jagger, es que fuera sometido apenas en abril pasado a una operación quirúrgica de corazón, para, subrayado y en mayúscula, RENOVARLE una válvula cardiaca, lo que no resulta ‘‘normal”, decía, es que ese caballero volviera a su loca actividad en los escenarios pocas semanas después, luego de publicar un video donde retoma su ardua tarea diaria de ejercicios gimnástico-balletísticos-coreográficos-gladiadóricos, jónicos y corintios, en su casa, para mantenerse en forma.

Renovarle una válvula cardiacasignifica que desde hace muuuuucho tiempo, Mick Jagger corre como yegua, acelera como gacela, salta como saltamontes, gira como derviche a punto de horadar circularmente el cielo y abrir un portal dimensional, todo eso lo hace, desde hace mucho tiempo, con una válvula cardiaca de por medio. Amo y señor de los escenarios. Su alimento: masas inmensas humanas. Masas hirvientes, gritantes, saltantes, guturales, multiorgásmicas.

Por eso su compañero Ronnie Wood lo llama Superhuman.

Y de esa manera su majestad cumplió su promesa: regresar lo más pronto posible a los escenarios, pues él mismo anunció su operación cardiaca. Y así comenzó, el 21 de junio pasado, la tremenda gira que lo mantiene en los escenarios estos días: No Filter US Tour 2019.

La leyenda de Fausto, el que vendió su alma al diablo, pero sobre todo la trama de Dorian Gray, la novela de Oscar Wilde, rondan en falso al Superhuman. Cierto, canta delicioso Sympathy for the devil, pero Michael Philip Jagger, nacido en Darfort, Kent, el 26 de julio de 1943, no es más que un ser humano. Un simple mortal.

Nuevamente interviene el biógrafo no autorizado, Philip Norman: ‘‘todo en Mick Jagger es falso”. Y dice más: abona la convicción (sostenida por el Disquero, por cierto) de que este alumno brillante de la London School of Economics es artífice de una de las estrategias difusivas y de imagen más exitosas de la historia.

Pero la opinión de Norman es, contraria a la mía, agria: ‘‘como estudiante de Economía ya se hizo cargo de vender decadencia a millones de personas”.

Destila bilis Norman: ‘‘nunca antes los grupos de rock habían sido patrocinados por marcas, pero Jagger fue pionero”.

¿Vender decadencia a millones de personas? ¡Qué genialidad! Mick Jagger es un fuera de serie fuera y dentrodel escenario.

Es una persona sencilla pese a su narcisismo. No la voy a publicar en su cumpleaños, pero hay fotos, entre ellas la de Jim Marshall en su deslumbrante libro Not Fade Away, donde Mick luce contrariado, triste, mientras en las filas de atrás de su avión particular, Bill Wyman y Keith Richards departen con bellas mujeres.

A sus 75 años, a punto de cumplir 76, el próximo viernes, Mick Jagger es un multimillonario que no se aburre de tener éxito y dinero. Se alimenta de masas humanas hirvientes, por eso no cesa sus giras de concierto, aunque naturalmente ahora espaciadas.

Es Caballero de la Orden Británica, cuya aceptación en el mismísimo Palacio Real de Buckingham causó una de sus innúmeras rencillas con su copiloto, Keith Richards.

Apoyó abiertamente a la Dama de Hierro, Margaret Thatcher, y apoya declaradamente al Partido Conservador británico. No obstante, para que Philip Norman derrame más bilis, Mick Jagger es considerado como un líder de los acá, los chidos, los aguerridos, los sexys, los de libre pensamiento y acción.

Mick Jagger será el sereno, pero ya es un Warhol (el fabricante de iconos), un símbolo sexual, un cantante fuerade serie, un bailarín como pocos, unatleta, un gladiador esbeltísimo corriendo a mil por hora recorriendo de punta a punta el proscenio de más de cien metros de ancho, como lo hemos visto varias veces en el Foro Sol donde,por cierto, para enojo de Philip Norman, en sus giras mexicanas las muchachas se despojaban de pantaletas y brasieres y coronaban sus sienes serenísimas, las del Adonis Jagger, con tan delicadas prendas.

De manera tal que, subamos el volumen del tornamesas, levantemos la chela, o mejor: el caballito de tequila, y brindemos:

¡Feliz cumpleaños, querido Micky Tricky Jagger

Fuente: jornada

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.