Miles de turistas que vacacionan en el Caribe mexicano se vieron obligados a permanecer dentro de sus desarrollos por el paso de la tormenta tropical “Michael”, que se dejó sentir todo el fin de semana. En Cancún, se estima que fueron más de 45 mil los turistas que permanecieron dentro de los desarrollos por los efectos de la tormenta y la suspensión de servicios náuticos que se dio en la zona.

Aunque muchos de los turistas que vacacionan en Cancún y que mantienen un promedio de 22 mil habitaciones ocupadas todavía alcanzaron a realizar sus actividades como las visitas a las zonas arqueológicas y algunos recorridos por la zona e incluso algunas de las actividades náuticas durante el sábado cuando todavía se tenía el cierre parcial del puerto, finalmente la constante lluvia paralizó la actividad el domingo e inhibió muchas de las operaciones del destino.

Las condiciones climatológicas mantuvieron al poco turismo que vacaciona en la zona a permanecer dentro de sus desarrollos y fueron los hoteles lo que tuvieron que redoblar esfuerzos para atender la mayor carga en las operaciones, pues el turismo demanda actividades y lo hace dentro de sus hoteles.

La zona hotelera prácticamente lució vacía y sólo se pudo apreciar el movimiento de trabajadores y uno que otro turista despistado que con todo y temporal decidió conocer parte del destino para aprovechar su viaje.

En cada hotel, se informó que se dieron los avisos oportunos a los huéspedes sobre la presencia de la tormenta, por lo que fueron pocos los que realmente se aventuraron a continuar con su itinerario, la mayoría de los visitantes se mantuvo en áreas públicas, lobbies, teatros y restaurantes que ofrecen los desarrollos.

Los frentes de playa del corredor turístico también fueron resguardados por personal de seguridad privada de los hoteles que indicaron con banderas negras y rojas el peligro de la tormenta, por lo que la actividad fue nula, lo mismo que para plazas comerciales turísticas del corredor, donde muchos locales comerciales prefirieron cerrar sus puertas antes de exponerse a los gastos de operación.

En el caso del corredor turístico del Caribe mexicano las condiciones fueron similares y los miles de turistas que ocupan los grandes desarrollos se vieron obligados a suspender sus actividades acuáticas, pero abarrotaron los demás atractivos que ofrecen los establecimientos.

Con todo y todo, se prevé que “Michael” se aleje de la costa este lunes y se pueda retomar la actividad turística en el destino que de por sí, ya estaba siendo muy castigado en su ocupación durante este otoño y que ahora podría resentir en la reservación a corto plazo el paso de la tormenta.

Fuente: POR ESTO!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *