Bangkok. La organización Human Rights Watch (HRW) denunció que el Ejército birmano arrasó con varias decenas de pueblos de musulmanes rohingya en Myanmar. Los defensores de los derechos humanos se basaron en imágenes obtenidas por satélite. Alrededor de 700 mil rohingya huyeron de la persecución en Myanmar, de mayoría budista, al vecino Bangladesh.

Según el informe, desde finales del año pasado el Ejército destruyó al menos 55 pueblos de la minoría rohingya en el estado de Rajine. De esta forma, el retorno de los refugiados sería prácticamente imposible. Además, HRW cree que podrían estar destruyendo pruebas de maltratos.

“Quien arrasa esta zona, borra los recuerdos”, dijo el director de HRW para Asia, Brad Adams.

Sin embargo, un portavoz del Gobierno negó hoy las acusaciones en conversación con Dpa. Según explicó, lo que se pretende es hacer hueco para la reconstrucción, dijo Zaw Htay. “Solo se están allanando los pueblos quemados y destruidos”, explicó.

Las Naciones Unidas consideran que la actuación del Ejército, que está en el Gobierno de Myanmar junto con la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, como “limpieza étnica”.

Tras un acuerdo entre Myanmar y Bangladesh, el retorno de los refugiados debería haber comenzado hace un mes. Pero actualmente siguen en Bangladesh cientos de miles de refugiados en campos con condiciones pésimas.

Fuente: El País.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *