El número uno cierra el episódico pulso de la 1ª ronda con el italiano, que dispuso de cuatro bolas de set en la última manga (6-4, 6-3 y 7-6). Citado con Pella, no cede un parcial en París desde junio de 2015.

El marciano estreno de Rafael Nadal en París, dividido en dos episodios debido a la suspensión forzada por la lluvia el lunes, llegó a su resolución 22 horas después, con un marcador favorable al número uno de 6-4, 6-3 y 7-6 (en 2h 57m). El balear cerró sin ceder una sola manga y de esta forma enlaza 29 consecutivas en Roland Garros, aunque el registro bien puedo venirse abajo porque el italiano despertó este martes igual de revoltoso que el día anterior, cuando tuvo una pelota para 4-1 en el segundo parcial y arrancó el tercero con un 3-0. Sin embargo, Nadal le apuntilló.

“Resistí”, dijo el vencedor en inglés, simplificando al máximo. “Siempre es difícil jugar contra alguien que le pega así a todas las bolas y asume tantos riesgos. Para mí fue difícil encontrar el ritmo, creo que Simone ha jugado su mejor partido contra mí”, continuó Nadal, escurridizo siempre a las situaciones límite.

Se topó el mallorquín en la reanudación con un escenario idéntico al de la tarde previa, a Bolelli (58 errores no forzados) jugándoselo todo a una carta y azotando duro con la derecha. Eso sí, flaqueó mucho otra vez con el revés y por ahí Nadal fue haciéndole daño, aunque este tuvo que sudar mucho más de lo previsto. Bolelli procedía de la previa, repescado a última hora por el torneo para cubrir la baja de Alexandr Dolgopolov, pero hizo una apuesta arriesgada que a falta de premio le mereció varias ovaciones de la grada de la Chatrier, agradecida por su osadía y sus dejadas liftadas.

Llegó a disponer Bolelli (32 años y 129 del mundo) de cuatro puntos de set en la manga definitiva, pero Nadal, soberbio una vez más en la fase defensiva, se las negó una y otra vez. De nuevo, como ya ocurriera hace dos semanas en la final de Roma, el balear sorteó una situación espinosa y continúa abriéndose paso en Roland Garros, donde no pierde un set desde junio de 2015, contra Novak Djokovic en los cuartos. Hegemónico, con una cifra redonda de triunfos (80) ya en el grande francés, el de Manacor se enfrentará en la segunda ronda al argentino Guido Pella (6-2, 6-3 y 6-3 a João Sousa).

“Hoy, por suerte, se han salvado situaciones complicadas. Ha sido un set verdaderamente complicado, pero también es cierto que he podido cerrarlo antes…”, indicó Nadal, que recibió una penalización por ralentizar el servicio. “Él ha sido muy agresivo y yo no tenía a día de hoy una sensación como para poder jugarle agresivo y atacar. Hoy era un partido para estar con la actitud adecuada y la mentalidad positiva. Había muy pocas bolas de transición para que yo pudiera entrar en juego, a nivel de ritmo, así que creo que hice lo correcto: lo acepté y gané, que era lo importante”.

Fuente: El País.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *