Los gestores del patrimonio de la actriz demandan a Christie’s por una subasta fallida

Esta es la historia de un collar de ocho millones de dólares (más de 7.355.000 euros) que nadie quiere. Según cuenta Page Six, los gestores del patrimonio de Elizabeth Taylor y la casa de subastas de Christie’s llevan años a vueltas con el Taj Mahal, un impresionante colgante de oro con forma de corazón preñado de diamantes y rubíes que Richard Burton regaló a la actriz en su 40 cumpleaños. Según confesó el actor, le hubiera gustado comprarle el palacio indio pero hubiera sido muy caro de transportar.

La joya, una extraña pieza india que supuestamente perteneció al emperador Shah Jahan, el constructor del Taj Mahal, es objeto de una disputa legal entre los administradores del legado de la actriz y la casa de subastas, que la vendió en diciembre de 2011 a un misterioso comprador por ocho millones de dólares, cuando su valor se estimaba entre 215.000 y los 360.000 euros. Los gestores del patrimonio de la actriz percibieron el montante de la operación menos la comisión de 200.000 dólares que se quedó la casa de subastas.

El problema surgió cuando el comprador puso en duda que la joya, creada en teoría en 1627 y que Burton compró a Cartier en 1972, hubiera pertenecido a Shah Jahan y quiso devolver la joya. Christie’s accedió y devolvió el dinero, pero los gestores, entre ellos el hijo de Taylor, Christopher Wilding, se negaron a hacerlo. A su juicio, Christie’s no tenía derecho a cancelar la venta, por lo tanto, no tiene ninguna autoridad legal para obligarles a devolver los 7,8 millones.

Christie’s alegó que no está obligada a hacer efectiva una venta si el cliente se arrepiente y que no hubo negligencia por su parte. Como resultado, Christie’s tiene una joya que no quiere, porque preferiría tener el dinero, mientras que los administradores de la fortuna de la actriz tampoco la quieren.

Los herederos presentaron una demanda contra Christie’s en 2015, pero luego la retiraron para intentar llegar a un acuerdo extrajudicial. Según informó el diario británico Daily Mail, ambas partes acordaron volver a sacar a subasta la joya, aunque dejaron para más adelante determinar cuándo y por qué precio. Sin embargo, las negociaciones han fallado y los gestores han vuelto a presentarla, según asegura Page Six.

“Revenderla no es una opción porque se vendió a un precio récord bajo circunstancias únicas que no pueden ser recreadas”, sostienen los herederos, que acusan a Christie’s de estar reteniendo otras posesiones de Taylor, como un anillo esmeraldas de de Bulgari de 3 millones de dólares.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *