Por su condición propia, Isla Mujeres no tiene espacio para más placas de taxi ni de carros de golf, un enorme reto que tendrán que enfrentar los gobiernos, municipal y estatal, para regular el transporte, en donde la petición de sectores es que se reglamente y reduzca incluso esas concesiones por lo excesivo y competencia ruin en que han caído, según datos recabados.

De acuerdo a cifra preliminar, los carros de golf superan las 600 unidades, una cifra que se triplicó en una década; más de 250 taxis; unas 150 motonetas de arrendamiento y menor cantidad de bicicletas. Pero los vehículos particulares también han crecido de manera exponencial, lo que hace imposible transitar en el malecón céntrico en “horas pico”.

El gobierno estatal ha dado “sin ton ni son” las concesiones de placas de taxi y de golf (similar en los demás municipios de la entidad en el caso del primer caso), sin cumplir los lineamientos legales, de preferencia premian a los “amigos”, a la estructura partidista, desde los que desempeñan funciones de alto nivel, sin importa lo efectivo de su trabajo para con los ciudadanos.

A raíz de lo denunciado últimamente por este medio sobre el mal otorgamiento de las placas de taxis, se abrió la cloaca en el sindicato de taxis “Gustavo Díaz Ordaz”; ahora son algunos martillos que desde hace ya un largo tiempo vienen solicitando se les otorgue una placa, quienes enojados por tanta corrupción en lo que ellos llaman la mafia de unas cuantas familias en el sindicato, pegan el grito en el cielo para ver si este nuevo gobierno es capaz de acabar con tanta deficiencia en el otorgamiento de esas concesiones.

Mujeres no son taxistas

Pidiendo guardar el anonimato por razones obvias, los inconformes hacen eco de lo denunciado en el sentido de que se viola el artículo 35 de la Ley que regula el otorgamiento de las placas de taxis. “Cómo es posible que se le puedan dar placas a personas que ni siquiera saben manejar un carro” y citan los nombres de Julia María Pacheco Aragón, Blanca Rosa Schmied Magaña, Arminda Magaña Carrillo, Ada Blanca Magaña Carrillo, Exaltación Quintal Martínez, Evangelina Rodríguez Rodríguez, Lucila Beatriz Fernández Avila, Rudelia Osorio Castilla, Edelmira Peña Celis, Elsy Bates López, Leonor Altamirano Godínez, entre otras y otros en la larga lista de más de 500 personas cuando menos.

Retan al delegado de Sintra a que se atreva a aplicar la ley procediendo a revocar esas concesiones por no sujetarse a la misma. Sobre este mismo tema, se expresan comentarios de cómo es posible que las autoridades correspondientes no hagan una revisión exhaustiva de los padrones de los sindicatos existentes en todo el estado para acabar con la especulación en el servicio público de taxis, pues esas prácticas solamente están haciendo millonarios a unos cuantos y empobreciendo más a otros muchos.

“No puede ser que quienes deberían ser sancionados por las autoridades por violaciones a las leyes y reglamentos, revocándoles sus placas, no solamente no se les sanciona, sino que hasta se les premia otorgándoseles más placas (las famosas crías) y sobre todo reconociéndoles el membrete de sindicato. ¿Sindicato?, ¿De qué? si los verdaderos trabajadores somos los martillos a quienes siempre nos hacen a un lado en el reparto de placas para adjudicárselas a sus familiares, lo de ellos, es una verdadera mafia. Ellos son puros especuladores que sólo están haciendo negocio con el servicio público”, indican.

Circular en las vialidades principales de la isla ya es complicado en horas pico, especialmente en la temporada alta de turismo, hay demasiados carros de golf, taxis, motocicletas, en arredramiento, que sumado a los particulares generan el caos vial.

Fuente: POR ESTO!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.