DepoLa noche del viernes 13 en París fue complicada. También para el futbol y todo el mundo. Lamentablemente no es la primera vez que el deporte se ve alcanzado por la violencia.

Ciudad de México, 14 de noviembre (SinEmbargo).- Los eventos deportivos deberían ser pacíficos y crear entusiasmo, pero muchas veces se han visto ensombrecidos por hechos violentos. Los incidentes ocurridos hace una noche, en París, son un ejemplo de lo endeble que a veces puede ser la paz a pesar de las buenas intenciones.

Las selecciones de Francia y Alemania disputaron el viernes por la noche un amistoso de preparación para la Eurocopa de 2016. Sin embargo el encuentro quedó ensombrecido por un atentado terrorista en múltiples lugares de París. Después del partido las cifras eran desalentadoras: al menos 127 personas muertas y se calculaba que había más de 250 heridos, 99 de ellos en estado grave. La milicia terrorista Estado Islámico reinvindicó los ataques.

Ante este panorama, el deporte debe redoblar esfuerzos para no perder la batalla contra la violencia sin sentido y, sobre todo, brindar esperanza. Por tal motivo, no está de más hacer un repaso de los atentados que han sacudido al mundo del deporte y hacer un esfuerzo por no olvidar:

TERROR EN MÚNICH

Munich es una herida que aún no cierra en el olimpismo. Foto: Wikimedia Commons

En septiembre de 1972, terroristas palestinos tomaron a 11 deportistas israelíes como rehenes en la villa olímpica de los Juegos de Múnich. Los 11 atletas, cinco secuestradores y un policía alemán murieron en un fallido intento de rescate.

EL IRA ATACA EN LA EUROCOPA

Un coche bomba del paramilitar Ejército Republicano Irlandés (IRA) dejó más de 200 heridos en Manchester durante la Eurocopa de fútbol de Inglaterra 1996.

MUERTE EN ATLANTA 96

En julio de 1996, el parque olímpico de los Juegos de Atlanta fue el escenario de un ataque terrorista. Una bomba de fabricación casera llena de clavos mató a una mujer y dejó a más de 100 personas heridas. El responsable del ataque, Eric Robert Rudolph, fue arrestado en 2003 y dos años después fue condenado a cadena perpetua por varios atentados.

PÁNICO ANTES DEL CLÁSICO

Hace 13 años el Clásico fue amenazado por la violencia. Foto: EFE

Un atentado terrorista de la organización vasca ETA causó el pánico en las cercanías del estadio Santiago Bernabeu antes de una semifinal de la Liga de Campeones europea en 2002 entre Real Madrid y Barcelona. No hubo muertos.

ATENTADO CONTRA EL AUTOBÚS DE TOGO

El autobús de la selección de fútbol de Togo fue atacado en enero de 2010, durante la Copa África en Angola, por rebeldes. Hubo tres muertos y otros siete heridos graves.

INVASIÓN DE CAMPO

En 2010, en Tal Afar (380 kilómetros al norte de Bagdad), Irak, un coche bomba explotó y un kamikaze detonó su cinturón de explosivos mientras dos equipos locales se enfrentaban en el terreno de fútbol. El campo no estaba protegido por ninguna barrera, según un oficial de policía de la provincia de Nínive, lo que contribuyó a que el saldo fuera 25 muertos y más de 100 heridos.

EL NARCO ROZA A SANTOS

Era septiembre de 2011. El estadio Territorio Santos Modelo se preparaba para cumplir sus primeros dos años de haber sido inaugurado. En la cancha Santos y Morelia se enfrentaban. Afuera la pelea era entre sujetos armados. Narcotraficantes contra policías. Hubo balazos. Cinco minutos de zozobra adentro del inmueble. Todos pecho tierra. El partido se suspendió.

BOMBAS EN EL CORAZÓN DE BOSTON

El tradicional maratón de Boston vivió su peor edición en abril de 2013, cuando dos bombas colocadas cerca de la meta dejaron tres muertos y más de 200 heridos. Cuatro días más tarde se produjo una persecución de los dos sospechosos, dos hermanos chechenos que vivían en Estados Unidos. Tamerlan Tsarnaev fue abatido después de que matara a un guardia de seguridad, mientras que su hermano Dzokhar Tsarnaev fue encontrado gravemente herido en un escondite. En mayo de 2015 fue condenado a pena de muerte, pero su abogado presentó una apelación.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *