Santa Rosa. Q. Roo.- La fuerte represión que vivieron pobladores de Santa Rosa a manos de policías campechanos, el pasado viernes por la noche, tuvo sus orígenes ante el incumplimiento por más de un año del alcalde de Calakmul, Juan Enrique González Chan, quien se comprometió a trabajos de rehabilitación y pavimentación de calles, construcción de caminos sacacosechas, ampliación de la red eléctrica, entre otras mejoras del poblado que a la fecha no se han cumplido.

El 29 de marzo de 2017, a través de un documento oficial que lleva su firma, el presidente municipal de Calakmul, Juan Enrique González Chan, se comprometió a una serie de mejoras en beneficio de la comunidad Santa Rosa, ubicada en la zona limítrofe con Campeche.

La reunión tuvo lugar a las 17:30 horas del 29 de marzo del año pasado, con la presencia y el aval del comisariado ejidal de Santa Rosa, Victorino Silva Arano; el profesor Juan Enrique González, presidente municipal de Calakmul; Samuel Tun Molina, en representación de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Estado de Campeche (CAPAE); así como Enrique Orozco Ortiz, en representación de la Subsecretaría de Gobierno de la zona sur del estado de Campeche.

En dicha reunión, de la que se expidió un documento compromiso, se pactó una serie de mejoras para el poblado, como rehabilitación y pavimentación de calles, el mecanizado de 50 hectáreas, el destronque de 20 hectáreas, la conclusión de la ampliación de la red eléctrica y el cambio de postes viejos, construcción de caminos sacacosechas, apoyo de maquinaria para el desazolve de 20 jagüeyes y la creación de otros cinco.

El ayuntamiento de Calakmul también se comprometió a ayudarlos con programas de vivienda, específicamente para 11 casas del programa Codesvi (Comisión Estatal de Desarrollo de Suelo y Vivienda), así como continuar con los trabajos de gestión de la clave poblacional del ejido y la construcción de una cisterna a través de la Capae.

Una vez señalados los compromisos, el comisariado ejidal y los comuneros acordaron liberar las válvulas de los dos pozos que abastecen de agua a 21 comunidades del municipio, haciéndolo el 30 de marzo de ese mismo año.

No obstante, los pobladores advirtieron que ante cualquier incumplimiento cerrarán las válvulas abastecedoras de agua, lo cual plasmaron por escrito en el documento y con la aceptación del alcalde de Calakmul.

A un año de haber pactado estos acuerdos, las familias del poblado aseguran que el presidente municipal no les ha cumplido, por lo que en días pasados decidieron hablar con personal del Ayuntamiento de Calakmul, recibiendo puras negativas del edil campechano.

A raíz de esta falta de compromiso, los aproximadamente 200 pobladores decidieron bloquear uno de los pozos de agua que abastecen a las comunidades de ambos estados, haciendo la toma simbólica de las instalaciones el pasado viernes por la noche.

Debido a lo anterior, más de 60 elementos de la Policía Municipal de aquel estado se hicieron presentes en la comunidad, aplicando extremas medidas de represión para disipar a las familias, disparando gases lacrimógenos y golpeando a los pobladores que se encontraban resguardando la toma de agua, en su mayoría mujeres, niños, jóvenes y ancianos.

Las familias lamentaron la cerrazón del alcalde de Calakmul y condenaron la violenta represión, pues en todo momento insistieron al diálogo, pero sólo tuvieron negativas por parte del gobierno municipal campechano, que prefirió agredirlos en lugar de buscar el acercamiento.

Cabe señalar que es alarmante la opacidad del gobierno municipal de Othón P. Blanco, encabezado por Luis Torres, para darle certeza a la gente que lo único que está haciendo es defender lo que siente que es suyo. Hasta este día, los habitantes de esta comunidad seguían pidiendo la intervención de las autoridades del gobierno de Quintana Roo, las cuales han ignorado por completo esta situación.

Fuente: POR ESTO!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *