pagar-por-ganar_td-605x300Desde que empezó la 7ª Generación de sistemas, la era HD, hasta ahora, han pasado alrededor de 8 años en los que el mundo del Videojuego ha afrontado su mayor cambio desde la instauración de las 3D en la época PSone/Saturn/N64. De repente no sólo casi toda la sociedad juega en cualquier parte, en todas partes con sus móviles, tablets, sino que las tendencias, las opciones y los mercados se han diversificado de tal manera, que si imaginamos que caemos en coma justo cuando PS3 llegó al mercado en 2007 y nos despertamos ahora, seguro que no reconocemos ni el sector, ni lo que era el público al que iba dirigido. Los juegos son mainstream, los gustos cambian, las formas de jugar los hacen cambiar. Y de todo este torrente de nuevos modelos de negocio, uno de ellos se ha ido apoderando de un mercado y buscado su lugar en otros.

Hablamos del concepto de Free to Play, es decir, experiencias gratuitas de jugar que nos dejan probar con lo que un título tiene que ofrecernos, ya sea una experiencia de Rol, de Cartas, de Coches, de Plataformas, de Acción. Nacidos hace más de lo que muchos piensan, el modelo F2P original viene de finales de los años 90, con otro género que tampoco es nuevo como es el del MMO (Massive Multiplayer Online). RuneScape o Furcadia, aventuras de texto como Achaea o Dreams of Divine Lands fueron títulos dirigidos a niños y jugadores casuales –que tampoco nacieron con el concepto Wii-DS ni los juegos de Facebook. A partir de aquí, y con la rápida penetración en mercados clave para el modelo online como son Corea del Sur o Rusia, el F2P ha revolucionado sub-mercados convertidos en mercados propios como precisamente el de los MMOs –pocos hay que aguanten ya el arcaico sistema de cuotas mensuales-, conquistado y adueñado del mercado de móviles, y dirigido sus miras a las consolas más tradicionales.

Para el que lo tenga demonizado, el concepto F2P no es algo malo, no representa el fin del videojuego. Eso es algo que unas pocas compañías, sacacuartos y/o manipuladoras, han provocado. Free to Play significa dejarnos jugar sin pagar, ya sea como demos según el concepto Shareware, o dándonos el juego completo estilo Freemium y dejándonos decidir si nos conformamos con lo básico que nos proporcionan, o por el contrario queremos profundizar más en su propuesta y ya decidimos invertir dinero en él. El problema es que el mercado F2P se ha llenado de piratas, de estudios y editoras que nos dan gato por liebre a veces, diciéndonos que podremos jugar gratis y progresar, pero en realidad guardando un as en la manga que obliga a pagar irremisiblemente si de verdad queremos progresar.

No queremos ponernos a establecer un debate aquí entre lo acertado o no del modelo, si lo han corrompido o aún tiene cura, sino hablar de varios ejemplos que se engloban dentro de lo que alguien, en alguna parte de la red, tuvo a bien bautizar como Pay 2 Win, Pagar para ganar. De nuevo tenemos un concepto algo ambiguo. Es decir, si un estudio viene y nos dice claramente “en nuestro juego tienes que ir pagando si quieres llegar lejos”, pues al menos es sincero y lo dice, y ya dependerá del usario decidir si abre la cartera virtual o no. Pero lo que fastidia, lo que jode usando una mala palabra es que nos engañen, que nos la metan doblada, nos tomen por tontos y nos suelten que no, que su juego no es un P2W y se puede progresar.

PlanetSide 2, DotA 2, League of Legends, Hearthstone, Path of Exile, Team Fortress 2 y muchos otros menos conocidos al nivel de popularidad que estos ejemplos se mueven son títulos que basan su buen feedback en un equilibrio entre el contenido gratuito y de pago, que en algunos es meramente a nivel estético/visual y no como contenido de pago que desequilibre la experiencia a favor del que pone la pasta. Cogemos por ejemplo Hearthstone, ejemplo para muchos de juego equilibrado en el que pagar te da acceso a las expansiones sin tener que gastar 700 de oro para ello –que nos lleva lograr un par de semanas-, pero poco más, ya que con un poco de paciencia jugaremos niveles altos sin tener que desembolsar. Aunque como todo, hay detractores que lo acusan de juego P2W. Solo hay que echarle un vistazo a Reddit y otros sites para ver la división de opiniones, la mayoría de las veces sin más fundamento que el de la pura crítica. Pero vamos a seguir con otros ejemplos.

MERISTATION

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *