poliNuevo Israel, Q. Roo.- Un viejo edificio abandonado a medio derrumbarse, sin puertas ni ventanas, y con el logotipo de la Policía Estatal que se ha ido despintando con el paso de los años, es el único recuerdo que queda en la comunidad carrilloportense de Nuevo Israel de que alguna vez sus habitantes contaron con vigilancia policial, pero desde hace más de diez años que les fue retirada la partida de la Policía Estatal que se encargaba de cuidar el lugar.

De acuerdo con datos proporcionados por los mismos pobladores, hace más de una década fue inaugurada con bombos y platillos la partida de la Policía Estatal, en respuesta a la inseguridad que prevalecía en su poblado.

Sin embargo, la presencia de los policías les duró poco, pues hace aproximadamente 3 años después de su creación, la partida fue retirada sin previo aviso ni mayores explicaciones, dejando abandonado el edificio que les había sido habilitado con el apoyo de la comunidad.

Tras el retiro de estas autoridades, el edificio que ocuparon se fue deteriorando con el paso de los años, y actualmente sólo les queda una antigua, abandonada y destruida estructura que es el único recuerdo de que alguna vez tuvieron vigilancia y seguridad policial.

Lo que una vez fue la caseta de policía del poblado Nuevo Israel, ahora sólo es un viejo edificio abandonado sin puertas ni ventanas, y con partes del techo derrumbadas; en su fachada se puede observar un logotipo despintado de la Policía Estatal Preventiva.

En su interior se observa basura y polvo por todos lados, y en la parte de la celda aún se conservan los barrotes que aislaban a los que eran detenidos por alguna falta o delito.

En la parte del baño ha quedado un destruido excusado extremadamente sucio, donde la pestilencia que emana de ese lugar llega a impregnarse en la ropa de los que entran.

El área que servía de dormitorio también está llena de basura, con el techo roto al igual que el primer cuarto del edificio, donde la mayoría de las ventanas faltan y las que aún quedan están todas rotas y a medio caerse.

La puerta de entrada fue retirada, posiblemente robada, y sus alrededores están cubiertos de maleza, además de que en algunas paredes hay grafitis con groserías que son señal del abandono por tantos años en el que ha quedado este edificio.

Así luce el espacio que hace más de 10 años fungió como la partida policial de Nuevo Israel, comunidad que desde ese entonces fue abandonada a su suerte en el tema de la seguridad, y ahora depende de la policía de Vallehermoso, poblado que se ubica a unos 10 kilómetros de distancia.

El subdelegado de Nuevo Israel, Marcos Ay Medina, dijo que si bien este ejido se caracteriza por su tranquilidad, ha habido ocasiones en que han tenido problemas con delincuentes o gente que altera el orden público, por lo que consideró como importante que se tenga el apoyo y vigilancia de la policía.

Mencionó que el problema de no tener seguridad policial en el poblado es que cuando se requiere la intervención de las mismas siempre es muy tardado el tiempo de respuesta, señalando que “en lo que llamamos a los números de emergencia y en lo que vienen los policías, para eso el ladrón o delincuente ya se escapó, porque son más de 30 minutos los que acostumbra tardar la respuesta de las autoridades cuando se les necesita”.

Fuente: POR ESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *