Más que un actor era un atleta. El 18 de agosto se estrena I am Patrick Swayze, un documental que ahonda, entre otras cosas, en cómo cuando la cámara estaba en funcionamiento se forzaba físicamente hasta límites insospechados.

Un cáncer de páncreas acabó con la vida del actor Patrick Swayze el 14 de septiembre de 2009 con apenas 57 años. Su pérdida fue llorada en Hollywood y en medio mundo porque tras su fachada no sólo había un grande de la interpretación, sino también una personalidad única en la siempre cruenta industria cinematográfica. Justo este próximo 18 de agosto, el día en el que tendría que haber cumplido 67 años, Paramount Network estrena I Am Patrick Swayze, un documental de producción propia que repasará su vida y obra y, además, contará con los testimonios de aquellas personas que mejor le conocieron: desde compañeros de profesión como Demi Moore, Rob Lowe o Sam Elliott, pasando por su viuda Lisa Niemi. Esa es la razón que nos ha hecho reflexionar acerca de los motivos por los que el estadounidense fue, es y será siempre un icono irremplazable.

Más que un actor parecía un atleta

Patinaje sobre hielo, fútbol americano, taekwondo, aikido… Más allá del baile no había deporte que se le resistiera. Tal era su excelente forma física que se convirtió en el típico actor que prefería prescindir de dobles y protagonizar las escenas de mayor riesgo por sí solo. En el documental varios compañeros de rodaje recuerdan cómo Swayze dejaba a todos sin habla porque cuando la cámara estaba en funcionamiento se forzaba físicamente hasta límites insospechados.

Era la combinación perfecta de chico duro y sensible

Swayze era un actor de lo más versátil capaz tanto de repartir estopa (ahí está aquella Le Llaman Bodhi de 1991 coprotagonizada por Keanu Reeves) como de enamorar en 1990 a millones de mujeres en Ghost. Si bien las clases de ballet le sirvieron para aflorar su lado más sensible, su afición a las artes marciales hizo de él un actor todoterreno capaz de meterse en prácticamente cualquier papel que exigiese el guión. No todos los grandes de Hollywood pueden ser un héroe de acción y, al mismo tiempo, el yerno perfecto. De ahí que fuera uno de los actores más codiciados de su generación.

Se movía como pez en el agua en todo tipo de escenarios

No solo de la gran pantalla vivió nuestro protagonista. Su madre, Patsy Swayze, fue una bailarina y coreógrafa que en numerosas ocasiones trabajó para Hollywood. Sin ir más lejos, fue la responsable de coreografiar a John Travolta en 1980 en Cowboy de ciudad e hizo lo propio con su hijo siete años más tarde en Dirty Dancing. Por ello no debe de extrañar que Patrick siendo adolescente combinase la práctica de numerosos deportes con clases de interpretación e, incluso, ballet. Pocos actores pu

eden afirmar que en algún momento de su vida se han puesto las mallas y, encima, se le daba bien. En 1972 dejó su Houston natal por Nueva York para terminar sus estudios de danza en las compañías Harkness Ballet y Joffrey Ballet.

Por ser fue hasta una drag queen

RuPaul’s Drag Race ha pasado de ser un programa televisivo de culto a todo un fenómeno social seguido por millones de espectadores. RuPaul ha hecho más que nadie por visibilizar la comunidad LGTBI y, asimismo, ha alzado en estos últimos años a una nueva generación de drag queens a la categoría de estrellas del rock. No obstante, antes de todo ello, Swayze no dudó en 1995 en ponerse una peluca y unos tacones de aguja en aquella A Wong Foo, Gracias por Todo, Julie Newmar. Cierto es que el filme fue algo incomprendido porque llegó a las salas un año más tarde que Las Aventuras de Priscilla, Reina del Desierto, pero para el actor esta fue una oportunidad más para demostrar que no había papel que se le resistiera.

Oficialmente fue el hombre más sexy del mundo en 1991

Mel Gibson, Tom Cruise, Brad Pitt, George Clooney, Bradley Cooper o más recientemente Idris Elba pueden presumir de algo que no está al alcance de todos: haber sido considerados los hombres más sexys del planeta. Desde 1985 la revista People escoge cada año a un afortunado, y Swayze tuvo el privilegio de alzar esta lista el 22 julio de 1991, apenas diez días después del estreno en salas de Le Llaman Bodhi. ¿Cuántos en aquella época le decían a su peluquero que querían un peinado como el suyo? Queriéndolo o no, su sex appeal marcó una época.

Solo tuvo ojos para una mujer

Con apenas 14 años Lisa Niemi conoció a Swayze en la Houston Ballet Dance Company. Empezaron a salir enseguida y tiempo después, en 1975, dieron el paso de casarse. No tuvieron descendencia, pero lo que sí que está claro es que su matrimonio fue uno de los más longevos del mundo del espectáculo. Durante esos 34 años que permanecieron juntos Niemi fue su confidente y la persona que estuvo siempre a su lado, tanto cuando Swayze era bailarín como cuando se convirtió en una de las grandes estrellas del cine. Lo suyo sí fue un amor de película.

Los caballos fueron su otra gran pasión

El padre de Swayze era un auténtico cowboy. Y, como tal, en el rancho familiar de Houston el actor convivió desde bien pequeño entre caballos. Junto a Niemi compró un primer rancho a mediados de los ochenta en el sur de California donde empezaron a criar caballos árabes, y repitieron la jugada en los noventa cuando adquirieron un segundo rancho en Nuevo México. En diversas ocasiones Swayze afirmó que, aparte de su esposa, su gran amor fue un equino llamado Tammen. Para él no era un simple animal, sino su mejor amigo fuera de los rodajes.

Le costó, pero escapó del fantasma del alcoholismo

A mediados de los noventa, en uno de sus mayores picos de popularidad, Swayze ingresó en varias clínicas de desintoxicación por culpa de su adicción al alcohol. Sin embargo, a posteriori tuvo diversas recaídas. Su esposa, Lisa Niemi, no dudó en afirmar pocos meses después de la muerte del actor en una entrevista a The Times que “tenía una personalidad diferente cuando bebía mucho. Era el mejor hombre sobre el planeta, a menos que se tomara una copa”. En 2005, cansada de la situación, Niemi abandonó durante una temporada el hogar que compartían. Aquella decisión, como si de un ultimátum se tratara, fue la que llevó a Swayze nuevamente a rehabilitación y a abandonar el alcohol por completo en sus últimos años de vida.

Ha protagonizado clásicos de ayer, hoy y siempre

Aunque Francis Ford Coppola fue quien le dio su primera gran oportunidad en 1983 en Rebeldes, no fue hasta 1987 que Swayze se convirtió en todo un ídolo de masas cuando se metió en la piel de Johnny Castle en Dirty Dancing, una de las cintas que definieron la década de los ochenta. En ella no sólo demostró al mundo que era un genial bailarín, sino que además el tema que compuso e interpretó, She’s Like the Wind, fue todo un éxito en las listas de ventas. Sin necesidad de bailar, arrancó la década de los noventa protagonizando una de las historias de amor más bellas jamás contadas, Ghost, una película que al igual que Pretty Woman (también estrenada en 1990) aún es capaz de sentar frente al televisor a millones de espectadores siempre que se emite cada año. Gracias a títulos como estos su figura, por mucho que pase el tiempo, será inmortal.

Fuente: smoda

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.