Se llama Colton, tiene 26 años y es el mediático fichaje de un ‘reality’ que tratará de hacerle abandonar su castidad ante las cámaras.

Solo hay que echar un breve vistazo a su descripción de Instagram para ser testigos de su férrea devoción religiosa. Además de sintetizar en apenas dos líneas su ADN vital recopilando honores deportivos y trayectoria profesional, declarando su amor por los perros y autocalificándose como un ser humano “decente”, Colton Underwood añade un versículo para completar su perfil digital, Jeremías 29:11. “Porque yo sé los planes que tengo para vosotros –declara el Señor– planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza”. Hoy, el futuro y la esperanza de este exjugador de fútbol americano de 26 años están en el centro de la opinión pública de Estados Unidos. Más concretamente, su futuro y esperanza sexual, ya que lo que le ha convertido en toda una celebridad es la confesión de su virginidad. El atleta ha sido nombrado como el nuevo soltero protagonista del ‘docureality’ The Bachelor, uno de los formatos de mayor éxito en la televisión estadounidense en este siglo (22 temporadas en antena) y en el que un grupo de mujeres le cortejará para llevarse su amor. Los productores ya han confesado que su castidad será una de las tramas principales del programa y que es “altamente probable” que la pierda durante el transcurso del mismo. Los límites de la telerrealidad siguen alcanzado nuevas fronteras.

“El programa es conocido por su romanticismo y su intimidad, y existe un estigma sobre la virginidad que sostiene que, si lo eres, no eres ni romántico ni sexual. Creo que es un tema interesante para ponerlo en el escaparate”, afirmaba Underwood en la presentación de la nueva edición de un programa con una media de audiencia que ronda los siete millones de espectadores. El atleta dice que su condición sexual le ha hecho sentir vergüenza en muchas ocasiones: “No estaba siendo sincero con quién realmente era y sentía que la gente iba a pensar que no era tan hombre por ese motivo. Eso era para mí lo más duro de escuchar”. Este fenómeno es conocido como virgin-shaming. Underwood confesó su virginidad también en televisión. Lo hizo como pretendiente en The Bachelorette, la versión del formato que tiene a una mujer soltera como epicentro.

La virginidad de Colton Underwood es el único rasgo que distingue su elección de ser una más en el molde “hombre blanco aburrido con mandíbula cuadrada”, según Vulture. El programa, con 22 temporadas a la espalda, ha sido duramente criticado por su falta de diversidad y la cosificación de la mujer. Para The Daily Beast, el atleta supone “la decisión más conservadora posible, glorificando la unión sentimental tradicional”. La comercialización de su virginidad –ha visitado incluso el show de Jimmy Kimmel para recibir consejos ‘carnales’ del propio presentador– contradice algunos de los tuits escritos por Underwood, en los que aseguraba que “su condición sexual no le describía como persona”. Los Angeles Times le ha calificado como el “rey de las lágrimas virginales” y otros medios especulan sobre la veracidad de su condición sexual.

El jugador de fútbol americano, que no llegó a hacerse un hueco estable en la NFL, saltó a la fama por su relación con la medallista olímpica Aly Raisman. Raisman fue una de las decenas de gimnastas que confesaron haber sido víctimas de abusos sexuales por parte del médico Larry Nassar. Recientemente la hemos visto formar parte del videoclip Girls Like You de Maroon 5. La elección de Underwood debe ser también contextualizada teniendo en cuenta el escándalo ocurrido el pasado año en otro de los spin-offs del formato, Bachelor in Paradise. Dos concursantes, en un evidente estado de embriaguez, mantuvieron una relación sexual en la piscina durante la grabación de uno de los episodios. Lo que es un hecho frecuente en el formato se convirtió en excepcional cuando la prensa estadounidense publicó que la mujer se encontraba inconsciente en el momento del acto. Warner Bros tuvo que llevar a cabo una investigación para conocer si se habría producido una violación y, aunque finalmente se descartó dicho supuesto, la edición fue cancelada.

Su designación también significa un guiño hacia una tendencia cada vez más pronunciada y presente en la generación millennial. Según un estudio publicado este pasado mes de mayo y recogido por el medio británico The Independent, los jóvenes pierden la virginidad a una mayor edad que sus padres. El 12.5% de los encuestados en el proyecto Next Steps no mantuvieron relaciones sexuales por primera vez hasta los 26 años, un estrato en el que entraría Underwood. “Los millennials han crecido en la cultura de la hipersexualidad, lo que les ha provocado miedo a la intimidad”, añadía la psicoterapeuta Susanna Abse.

La modelo brasileña y ángel de Victoria’s Secret Adriana Lima, los Jonas Brothers o la cantante Jessica Simpson son otras de las celebrities que han hablado sobre sus votos de castidad en público. La nueva temporada de The Bachelor con Colton Underwood como protagonista llegará a la televisión a partir del próximo enero de 2019. La línea que separa la realidad de la ficción entre el programa de televisión y Everlasting, su hipertrófica parodia de la serie UnReal, cada vez parece más difícil de discernir.

Fuente: El País.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *