A veces es recomendable realizar un análisis de sangre para descartar problemas asociados, como déficit de hierro o alteraciones de hormonas tiroideas.

Si bien las causas no están del todo claras, es normal que en primavera y sobre todo en otoño, el pelo caiga más; es el llamado «efluvio estacional». El pelo se renueva cada día, aproximadamente se caen 100 pelos en fase telógena (caída) y se renuevan otros 100 pelos en fase anágena (crecimiento). «n otoño y con menos frecuencia en primavera, este proceso se acelera y cae más el pelo. No obstante, también es una época en que nace más», asegura la Dra. Nuria Martí, del Hospital Vithas Nisa 9 de Octubre

Caída de pelo y estrés

El estrés o situaciones emocionales especialmente complicadas también pueden provocar caída de cabello de forma temporal. Con el estrés, explica la dermatóloga del Hospital Vithas Nisa 9 de Octubre, «aumentan en nuestro organismo los niveles de cortisol -hormona que se libera por estrés- y esto provoca que los folículos pilosos pasen de forma brusca a la fase de telógeno, con su posterior caída (la caída puede ocurrir hasta 3 meses después)». Sin embargo, matiza, «una vez normalizada la situación emocional, el cabello se recupera».

En primavera

El efluvio estacional no desemboca en calvicie porque corresponde a una caída limitada en el tiempo. Suele durar entre 3 y 6 meses y afecta a hombres y mujeres por igual; la única diferencia es que, en las mujeres que tienen el pelo largo, la caída es más aparente. «Es una caída que va a repoblar por sí sola, es decir, el volumen se recuperará espontáneamente al cabo de las siguientes semanas, siempre que no exista otro problema capilar asociado, como puede ser la alopecia androgénica». Así pues, se trata de un proceso fisiológico que no debe ser motivo de preocupación, «siempre que no haya una pérdida de densidad asociada (es decir, notemos zonas donde se ve la piel del cuero cabelludo)».

Evitar la pérdida

No hay forma de evitar la caída de cabello al 100%. Sí se recomienda lavar y cepillar el cabello con frecuencia para facilitar que el pelo en fase telógena (caída) se desprenda. «En algunos pacientes, se realiza un análisis de sangre para descartar problemas asociados, como déficit de hierro o alteraciones de hormonas tiroideas».

Verdades y falsas creencias

La trascendencia estética que para muchas personas alcanza la salud del cabello ha llevado a difundir muchos mitos y falsas creencias; otros hábitos, en cambio, sí pueden influir en la caída y salud del pelo. Estas son algunas verdades y falsas creencias:

1- Una alimentación equilibrada es fundamental para tener un cabello bonito y sano. VERDAD.

El pelo y las uñas son las primeras partes del cuerpo donde se observan los síntomas de una falta de nutrientes.

2- Los suplementos de vitaminas o minerales pueden frenar la caída. FALSO.

Si hay un déficit de vitaminas o minerales puntuales es recomendable tomar un suplemento específico, lo que conocemos como nutricosméticos. En este sentido, sí es cierto que el uso de vitaminas puede mejorar el aspecto cosmético del pelo, pero no frenan ningún tipo de alopecia.

3- Lavar el pelo con mucha frecuencia acelera la caída. FALSO

Cada vez que lavamos el pelo se caen una cantidad de cabellos. Si lo lavas con menor frecuencia, el número de cabellos que caerán por lavado será mayor. Es decir, si te lo lavas a diario, perderás entre 50-100 cabellos, si lo lavas cada 3 días se caerán entre 150-300 pelos.

4- Gominas, lacas, champú o tintes producen más caída de pelo. FALSO

5- Los secadores y planchas de pelo dañan el cabello. VERDAD

No harán que tu cabello caiga más porque no alteran la raíz del pelo, pero si los usas muy a menudo, por las altas temperaturas que alcanzan, pueden dañar la fibra capilar, produciendo roturas del tallo, alteraciones en el brillo y en el aspecto general del cabello.

6- coletas y moños pueden provocar caída de cabello. VERDAD

Los peinados recogidos muy tirantes, usados de forma continua, sí pueden provocar caída de cabello y a la larga lo que se conoce como alopecia traccional. Lo recomendable es cambiar habitualmente de peinado y no abusar de los peinados muy tirantes, aunque no pasa nada por usarlos de vez en cuando.

Fuente: ABC.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *