El Colegio de la Frontera Sur señala que se deben tomar acciones de inmediato * Manuel Elías Gutiérrez, investigador de Ecosur, manifestó que se ha detectado mayor biodiversidad en la laguna, misma que es amenazada por la polución de las aguas * Comentó que la zona de mayor contaminación está en la ciudad, por factores como descargas de drenajes pluviales y sanitarios, deforestación, actividades náuticas, entre otros * Para evitar que siga avanzando el daño falta voluntad de las autoridades, traducida en recursos y acciones, finalizó

Chetumal.- La Laguna de Bacalar enfrenta una contaminación que hasta ahora puede revertirse, pero se deben tomar acciones de inmediato, reconocen investigadores de Ecosur. Manifiestan que hace falta voluntad de las autoridades para invertir en la conservación de la Laguna de los Siete Colores.

Manuel Elías Gutiérrez, investigador de El Colegio de la Frontera Sur, manifestó que se ha detectado una mayor biodiversidad en la Laguna de Bacalar, misma que es amenazada por la contaminación de las agua.

Consideró que la contaminación del cuerpo de agua y el proceso de eutrofización (que amenaza a las tonalidades de color azul) aún se puede detener y revertir, pero requiere de acciones inmediatas.

“Es una urgencia”, dijo el investigador, quien no ha encontrado eco en las autoridades para invertir en acciones e investigación mediante un laboratorio especializado.

“Falta voluntad traducida en recursos y acciones”, expresó Manuel Elías Gutiérrez, quien descartó que los daños en la laguna sean tan graves e irreversibles, como aseguró una publicación del New York Times en días pasados.

Dijo que el mismo problema que ha manifestado por ese medio internacional, ha sido expuesto por investigadores de Ecosur, pero sin ser tan “amarillista”, porque que no han sido tomados en cuenta para tomar acciones urgentes y detener la contaminación en la Laguna de los Siete Colores.

“Necesitamos una atención inmediata porque se puede volver irreversible”.

De hecho, comentó que se han detectado organismos en la Laguna de Bacalar, que implican una limpieza y buena calidad del agua, y que la zona de mayor contaminación es la que se encuentra en la ciudad de Bacalar, por los diversos factores que han sido señalados en varias ocasiones como descargas de drenajes pluviales, incluso de sanitarios al cuerpo de agua, deforestación, actividades náuticas, entre otros.

Calculó que para instalar un laboratorio adecuado para monitoreo de la calidad del agua e investigar los organismos que habitan en ella, se requieren al menos 6 millones de pesos, más los recursos para su operación, siendo que cada muestreo completo podría costar unos 60 mil pesos.

Finalmente, comentó que en esta semana de la biodiversidad, se expone este tema para proporcionar un conocimiento respecto al descubrimiento de mayor diversidad en Bacalar, pero que está en peligro.

Fuente: PORESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.