Ante ello, los ciudadanos pueden optar por el voto antisistema o no votar, añaden.

Como antesala de las elecciones del 1 de julio, el próximo domingo cierra el periodo de precampañas, las cuales en esta ocasión funcionaron para dar a conocer a los abanderados de las tres coaliciones que habrán de competir por la silla presidencial. Un proceso que se dio de cara a un clima de ira social, desconexión de los candidatos con la ciudadanía y el aumento de la intención de un voto antisistema, coincidieron politólogos y especialistas en marketing político.

En entrevista, Javier Sánchez Galicia, consultor para gobiernos y campañas electorales, exhibió que este periodo de precampañas fue “un engaño para la gente”. Ello, toda vez que los preaspirantes presidenciales, Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade y Ricardo Anaya, son los únicos que presentaron registro ante cada uno de los partidos que conforman sus coaliciones.

La legislación prevé un periodo de competencia interna para elegir a un candidato de cada partido; al declararse desierta la competencia para cada uno de los contendientes, y al no estar prohibido en la norma; “le dan vuelta a la ley y lo que no impide, permite”.

Sánchez Galicia, quien es director general de Kratos, consultoría en Comunicación y Estrategia, explicó que la antipatía política pasa por cinco niveles: desconfianza, desinterés, desánimo, desafección y —sobre todo— desaliento.

En México, señaló, “la gente está molesta por su situación y porque la política no hace nada por ello, por el contrario, se benefician los políticos y los ciudadanos quedan igual”.

Ante ello, los ciudadanos pueden optar por dos cosas: no votar o votar en contra del partido que consideran más dañino, es decir, voto antisistema. Para el consultor Sánchez Galicia, las precampañas coadyuvaron al hartazgo social. “Es el ánimo que predomina”.

Asimismo, explicó que la existencia de varios precandidatos electorales es la fracción del voto duro. Así, el objetivo central del periodo de precampañas fue crecer en posicionamiento. Para el director de Kratos, el más beneficiado en este sentido, porque no era conocido, fue el aspirante a la candidatura presidencial de coalición Todos por México del PRI, PVEM y Nueva Alianza, José Antonio Meade Kuribreña.

Sin embargo, “la personalidad de Meade, no pudo superar el voto en contra del PRI”, advirtió Javier Sánchez Galicia, quien agregó que cada aspirante ha empleado un estilo muy particular para darse a conocer y que en el caso del precandidato de la coalición Por México al Frente, compuesta por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, el panista Ricardo Anaya, intenta dar una cara de austeridad.

Sobre la trayectoria del precandidato de los partidos Morena, PT y Encuentro Social, coaligados en la alianza Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, Sánchez Galicia destacó que no se prevé un incremento en las preferencias.

Abundó que, si bien se encuentra a la cabeza en las encuestas de preferencia, Ricardo Anaya va en segundo sitio y podría repuntar, por lo que “no la tiene segura”.

En este sentido, pronosticó el coordinador de la Maestría en Gobierno y Asuntos Públicos de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) Rodrigo Salazar Elena, que el periodo de precampañas sirvió para poner a los tres candidatos principales en posiciones claras para la batalla real.

Es decir, prosiguió Salazar Elena, de acuerdo con las principales encuestas, si hoy fueran las elecciones, López Obrador sería el ganador; sin embargo, “lo que vimos en precampañas es la batalla más relevante: la definición del segundo lugar”.

Este sitio, pormenorizó el investigador de Flacso, es muy relevante en una competencia por un puesto de elección popular porque quien queda en él se beneficia de las deserciones estratégicas del resto de los candidatos.

“Y las deserciones estratégicas podrían definir el resultado de la elección”. Salazar Elena prevé que en el curso de la campaña se irá cerrando cada vez más la brecha existente entre López Obrador y el segundo lugar, que en este caso las encuestas presentan a Ricardo Anaya.

BUSCARON UNA POSICIÓN

Daniel Hernán Ivoskus, consultor y político argentino, magíster en Desarrollo Económico Local y licenciado en Comercialización, expuso que en los procesos de precampaña cada aspirante arma su posicionamiento.

En el caso de los aspirantes presidenciales, se aprecia que las principales propuestas que Ricardo Anaya buscó posicionar en este periodo son el ingreso Básico Universal; la eliminación de los gastos burocráticos; impulsar a los emprendedores; mejorar empleos y combatir a la corrupción.

Los puntos clave principales que Meade ha tratado de dejar durante este lapso son poner un freno a la corrupción; manifestarse en favor de las víctimas, no de los victimarios; declarar a la economía familiar como una prioridad y entender a México como una potencia sin reinventarse cada sexenio.

López Obrador, quien es su tercer intento por convertirse en presidente,  también ha prometido eliminar la corrupción; echar atrás la reforma educativa y crear una que beneficie a los maestros y la educación; descentralizar las secretarías; educación gratuita en todos los niveles y no descarta la opción de ofrecer amnistía a los líderes del crimen organizado para atender los problemas de violencia.

Sobre lo importante que debe tomarse en cuenta en un proceso de precampaña, Daniel Hernán Ivoskus consideró que debe dejarse de lado lo que dicen las encuestas; “lo que sí es importante es lo que tiene el mexicano en la cabeza: que está cansado, que la política no le resuelve sus problemas, que no es una discusión de partidos porque la ira que hoy tiene el ciudadano es que los partidos y la política no le resuelven sus problemas. Eso es lo que genera una eclosión”.

Abundó en que los estudios que el consultor posee sobre el país muestran que el mexicano “tiene ira, bronca, impotencia”. Ello, dijo, será clave en las futuras campañas, pues se requieren candidatos que sean capaces de entender que lo que quieren los ciudadanos de México es vivir mejor.

GUERRA ELECTORAL

Durante el periodo de precampañas también fue posible apreciar una serie de descalificaciones mutuas entre los tres principales aspirantes a Los Pinos. Miguel Antezana Corrieri de la consultora peruana Antezana comunicación corporativa, advirtió que jugar a la descalificación es una estrategia bastante inmadura en política.

En los procesos de precampaña, no sólo en México, sino en América Latina, muchas veces es un requisito administrativo más que un ejercicio democrático que invite a la población a votar. “Es un show parte del proceso eleccionario pero que no permite que las personas pueda elegir a los mejores candidatos”, dijo Antezana.

Agregó que organizaciones políticas en América Latina están en decadencia, tienen procesos internos que no han sabido adaptarse a la nueva realidad “y están llevándolos poco a poco a un abismo”.

Antezana Corrieri  concluyó que “se necesita un giro hacia campañas más inteligentes, hacia campañas en que te relaciones con la población, que no hemos llegado a ver en Latinoamérica. Son muy informativas; de poner en vitrina a un candidato y no enfrentarse a la ciudadanía”.

Fuente: El Economista.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *