img_1438850559_643ea33da21a8519df2eJesus Martinez Ross, Bacalar.- Campesinos de las comunidades de Jesús Martínez Ross y Gabino Vázquez, en el municipio de Bacalar, ya reportan las primeras pérdidas en su siembra de autoconsumo, como consecuencia de las afectaciones que está trayendo la sequía y el embate de las plagas.
En riesgo de declararse pérdida total se encuentran más de 100 hectáreas de cultivos de maíz y calabaza chihua de los poblados de Jesús Martínez Ross y Gabino Vázquez, después de que sus habitantes mostraran a POR ESTO! de Quintana Roo que sus sembradíos ya empezaron a destruirse.
La falta de lluvias que ha traído consigo la temporada canicular y el ataque de las plagas, son los factores que amenazan la cosecha de la temporada de más de 60 familias que viven en estas comunidades, quienes no tienen los recursos suficientes para hacer frente a estos problemas.
Cada una de estas familias, quienes dependen de la siembra de autoconsumo para su subsistencia, cuentan con 2 a 4 hectáreas de maíz y algunas de calabaza chihua, de las cuales ya han notado la pérdida de cuando menos la mitad de sus cultivos.
El subdelegado de Jesús Martínez Ross, Mauro Chan May, dijo que las lluvias de la temporada debían haber iniciado desde junio pasado, sin embargo a la fecha no han tenido lluvias suficientes que ayuden al correcto desarrollo de las plantas de maíz.
Aunado a la sequía que actualmente padecen, los pobladores están resintiendo el embate de las plagas, entre las que se encuentran la mosca pinta, el gusano cogollero, gusano barrenador, y el caracol o babosa.
El campesino de la comunidad de Gabino Vázquez, Anselmo Hernández Ramos, dijo que este año han visto un mayor problema de plagas, y atribuye la falta de lluvias como el causante de ello.
“Ahorita matas a las plagas y a los 4 o 5 días ya volvieron a salir, no sabemos por qué sea pero creemos que es por el tiempo que no ha traído lluvias y solo ha dado mucho calor, y la falta de agua está perjudicando nuestros cultivos, porque los está secando”, comentó Anselmo Hernández Ramos.
El señor Anselmo dijo que 3 hectáreas de maíz son las que ya declaró como pérdida total, de las 5 hectáreas que este año sembró junto con su primo.
“Los sembradíos ya se secaron y ya no van a producir el alimento, se tiene que volver a resembrar y esperar que lleguen las lluvias para que la planta crezca como es debido”, concluyó Anselmo Hernández Ramos.
Por su parte, el campesino de la comunidad de Jesús Martínez Ross, Juan Balam Puc, dijo que para intentar salvar una hectárea de maíz que sembró con mucho esfuerzo, ya ha tenido que gastar más de 2 mil pesos en plaguicidas, pues semanalmente tiene que estar fumigando para que las plagas no invadan los cultivos, por lo que tiene que gastar de 300 a 400 pesos cada semana, dinero que ha conseguido prestando a familiares y amigos.
En un recorrido por estas comunidades bacalarenses, el equipo de los diario POR ESTO! se percató de la afectación que los habitantes están teniendo en sus siembras de autoconsumo, ya que se pueden observar las plantas de maíz a medio secar, así como muchas de ellas que han sido destruidas por las plagas.
De prolongarse la sequía hasta el mes de agosto, los habitantes pronosticaron que más del 80 por ciento de la cosecha se perderá, por lo que tendrán que sembrar de nuevo, tal y como ocurrió en el 2014 a causa de la severa sequía que impactó el sur y Zona Maya de Quintana Roo.

POR ESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *